·

Garré ordena retirar un radar clave en la ruta aérea de las drogas

La ministra de Defensa ordenó sacar el radar emplazado en Posadas, Misiones, por lo que el espacio aéreo volverá a quedar sin control y susceptible de ser aun más vulnerado por narcotraficantes a través de vuelos clandestinos.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, 08 de Agosto de 2009) La ministra de Defensa, Nilda Garré, autorizó que la Fuerza Aérea repliegue un radar instalado el año pasado en la capital de Misiones para detectar vuelos ilegales. De esta manera el territorio de Posadas queda librado a los vuelos clandestinos de narcotraficantes.

El motivo por el cual se hace este movimiento sería el recorte presupuestario aplicado por el ministerio de Defensa.

El radar TPS 43, de la época de la Guerra de Malvinas, ayer dejó de monitorear el territorio aéreo del noreste. Su finalidad era la de rastrear vuelos ilegales, principalmente desde y hacia Paraguay. Pese a su antigüedad, permitía establecer la altitud, orientación y distancia a la que se encontraban los aviones sospechosos en un radio de 300 kilómetros.

La zona, que prácticamente no tiene radares militares, queda aún más descubierta y libre para los vuelos ilegales. De esta manera, el espacio aéreo de Posadas queda libre para que sea una ruta aérea de la droga.

La justificación dada desde la Fuerza Aérea fue que el radar será enviado a Reconquista para realizar un ejercicio aéreo y que, cuando finalice, lo devolverán a su lugar.

En tanto, aseguraron que en la capital misionera empezó el movimiento de suelo para instalar la base de uno de los radares civiles fijos que construye el INVAP para la Fuerza Aérea.

Si bien no se dio a conocer el número exacto de vuelos irregulares que se detectan por día, un vicecomodoro admitió que «son varios y todos se reportan».

El radar había sido colocado en Posadas porque desde pistas clandestinas paraguayas parten avionetas cargadas fundamentalmente con marihuana y cigarrillos hacia territorio argentino.

A partir de ahora todos los vuelos regulares e irregulares serán monitoreados por el radar de Resistencia (Chaco), que no llega a cubrir la totalidad del territorio misionero, ya que tiene un alcance de 380 kilómetros.