·

El rescate del oro sigue sin fecha de culminación

El C-Sailor continúa en la zona donde se hundió el Polar Mist con la tarea de rescate de la valiosa carga. Nadie se arriesga a decir cuándo concluirá la extracción del oro. Hasta la semana pasada la tripulación del barco de bandera brasileña, había rescatado 6 toneladas del preciado metal.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, 02 de Agosto de 2009) El buque encargado de la difícil tarea de rescatar el oro hundido frente a las costas de Río Gallegos, se encuentra en la zona prosiguiendo con las labores.

Se sigue trabajando y que al parecer las condiciones meteorológicas pueden ayudar para que el fin de semana se termine de una vez con este trabajo.

“El pronostico indica que el fin de semana no habría vientos y el cielo estaría despejado”, por lo que eso “ayuda en mucho para concluir con la extracción del oro”, explicaron.

Hasta la semana pasada la tripulación del barco de bandera brasileña, C-Sailor, había rescatado 6 toneladas del preciado metal y aún quedaban 3,8 en el fondo del mar que esperaban que los buzos rescaten.

Las tareas luego se vieron suspendidas ya que el barco se dirigió al puerto de Punta Quilla para recambiar tripulantes y reabastecerse de elementos vitales como agua y comida.

Cabe recordar que si bien estaba previsto que el rescate del oro se debía terminar hace unas semanas atrás, las malas condiciones meteorológicas reinantes en la zona de los trabajos demoraran las labores.

A bordo del C-Sailor hay personal de Prefectura que verifica y chequea todos los elementos que se emerjan del Polar Mist y verifican las etapas de trabajo de los buzos.

Lo que se hace con lo que se rescata, como cualquier otro elemento, es resguardarlo en un lugar específico, un contendor y luego se cierra con candados y demás medidas de seguridad.

Un grupo de buzos, expertos en inmersiones a grandes profundidades, ha estado trabajando en la boca oriental del estrecho de Magallanes, a 40 kilómetros de la costa, para rescatar el valioso contenido de oro y plata que albergan las bodegas del barco chileno Polar Mist, que se hundió el 18 de febrero de este año.

La empresa de servicios de trabajos submarinos e ingeniería marítima (STS), con sede en la ciudad de Quintero, fue la encargada de la recuperación del cargamento.

Esta difícil tarea le fue encomendada por la firma de salvataje Mammoet de Holanda, quién a su vez había recibido el encargo de la empresa aseguradora Lloyds.

Otro de los datos que se conocieron tras el naufragio del Polar Mist es que tres de los ocho tripulantes de la nave recibirán una indemnización por perjuicio cercana a los 6 millones de pesos chilenos (unos 42.000 pesos argentinos), luego que presentaran una demanda laboral en contra de Patagonia Shipping, la empresa que los reclutó para trabajar en el fallido viaje.

La demanda, patrocinada por el abogado Juan José Arcos, afirma que la nave salió desde Punta Quilla (Argentina), pese a que el pronóstico meteorológico anunciaba tormenta y vientos de hasta 60 nudos. El capitán habría hecho caso omiso, al igual que a la sugerencia del perito navegante argentino de no zarpar.

Sobre el operativo de rescate de la valiosa carga, el Prefecto Principal Roque Mandatto dijo que la función de Prefectura Naval en el operativo de recuperación de la carga del Polar Mist como autoridad marítima y en cumplimiento de una orden judicial es la “fiscalización de todas las tareas y el cumplimento del plan de rescate”.

Las autoridades de Prefectura tienen comunicación permanente con el remolcador “C-Sailor”, ya que se encuentra a bordo de la nave personal de la institución que custodia las aguas de nuestro país.

Luego que finalice la recuperación de la carga, esta será trasladada al Puerto de Punta Quilla en la localidad de Puerto Santa Cruz, desde donde partió en enero pasado.

El traslado de los lingotes de oro y plata será a Punta Quilla por una cuestión de “logística” y porque cuenta con elementos técnicos, explicó el Prefecto Principal Mandatto.

“El Polar Mist (Niebla Polar) no estaba en condiciones de navegar. Nunca debió haber zarpado de Punta Arenas” con destino a Argentina para recoger la carga, acusa Enrique Hollub, en una nota al diario el Mercurio de Chile. El es uno de los tripulantes chilenos que salvaron del naufragio en el Atlántico Sur, en enero pasado, cuando la nave -también chilena- navegaba entre Punta Quilla (Argentina) y Punta Arenas, con un valioso cargamento de oro y plata.

El tripulante, quien ahora trabaja en una barcaza de la Enap, sostiene que en Punta Arenas se les hicieron objeciones a las escotillas y al ancla del Polar Mist, pero igual zarpó a Argentina.

El accidente se ha prestado para múltiples interpretaciones; por ejemplo, que fue accidental para que otros se robaran el oro hundido. Pero Hollub sostiene que la tozudez del capitán para salir a navegar pese al mal tiempo provocó el desastre.

En las bodegas del Polar Mist hay 600 lingotes de oro, valuados en U$S 20 millones, cuyo destino final era Suiza.

La semana pasada, un robot del buque C-Sailor confirmó la ubicación del Polar Mist y constató que la carga está en sus bodegas.

Fuente: Tiempo Sur