·

Gobierno quiere despegarse de la contaminación del río Grande

La Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente realizó una inspección en los barrios Chacra XIII y Chacra XI de Río Grande para constatar la situación respecto a los líquidos cloacales. El titular del área, Nicolás Lucas, dijo “no se observan descargas al río de líquidos sin tratamiento”.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, 29 de Julio de 2009)El Secretario informó además que “las plantas de tratamiento modulares instaladas la semana pasada están en funcionamiento, pero todavía no se están descargando los líquidos tratados al río, sino que son retirados mediante camiones cisterna”.

Lucas señaló en tanto que “en Chacra XI la situación es similar en el sentido que los líquidos crudos serían retirados por camiones pero un poco más preocupante porque no hay plantas de tratamiento modulares, restando verificar si se producen descargas crudas a los cuerpos de agua lindantes.”

El barrio Chacra XIII es una urbanización de más de mil viviendas iniciada en el año 2001, donde, al momento de la culminación de la primera etapa ni la Municipalidad de Río Grande ni el Instituto Provincial de la Vivienda habían realizado las obras de infraestructura cloacal correspondientes.

Ante la demanda social por acceder a las soluciones habitacionales, las autoridades del IPV plantearon la posibilidad de realizar descargas temporarias de líquidos al río Grande, posibilidad que generó una importante movilización contraria de la ciudadanía.

“Cuando surgió esta cuestión con fuerza el año pasado, desde esta Secretaría planteamos la misma posición que hoy” sostuvo Lucas, recordando que “estamos frente a un problema socio ambiental donde están en juego el derecho a la vivienda y el derecho a un ambiente sano, por lo tanto la solución debe ser integral sin contraponer el interés social al ambiental sino armonizarlos”, puntualizó.

En este sentido, el Secretario de Desarrollo Sustentable y Ambiente sostuvo que armonizar significa “primero, no descargar líquidos crudos al río; en segundo lugar, reconocer que si bien la descarga de líquidos tratados es técnica y legalmente posible, no corresponde por una cuestión de cultura ambiental y de cuidado integral del río; y tercero no postergar indefinidamente la solución habitacional para la sociedad”.

El funcionario garantizó que desde la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente “seguiremos atentos a que esto evolucione correctamente, porque la solución definitiva todavía no está”, ratificando así que “continuaremos monitoreando tanto esta situación como la situación más grave y urgente que es la contaminación del río Grande no por Chacra XIII o Chacra XI, sino por la falta de saneamiento en muchos barrios de la ciudad, y deficiencias en la gestión de residuos sólidos urbanos. Eso es lo que viene contaminando la boca del río desde hace más de diez años”, lamentó.

Respecto de la controversia que desde hace años mantienen el IPV y la Municipalidad, el Secretario manifestó que “como ambientalista me resulta triste cuando veo que las autoridades, en lugar de colaborar, buscan en los problemas ambientales ocasión de confrontar, y en lugar de coordinar soluciones buscan formas de deslindar responsabilidades. Pero confiamos que con el tiempo estas actitudes cesarán y se comprenderá que el medio ambiente es un lugar de encuentro y no de confrontación. Es un proceso de aprendizaje frente a los problemas ambientales que se da aquí y en todo el mundo”, concluyó.