·

Ginóbili: Todavía no estoy retirado de la selección

3 días de cumplir 32años, Emanuel Ginóbili dice que la camiseta número 5 es suya, "Yo la presto, pero por ahora es mía. Hasta que diga que me retiro o que no juegue más. Que ninguno tome atribuciones que no le corresponde. ". Quiere quedarse en los Spurs, por lo que deberá firmar un nuevo contrato, algo que aún no ha definido el equipo de San Antonio.

Cuando tu tobillo izquierdo dijo basta en la semifinal olímpica, ¿qué fue lo primero que pensaste: «¡Lo que me van a decir en San Antonio!» o «No me puedo retirar así de la Selección»?< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Lo primero fue saber que me iban a tener que operar y la frustración por no jugar por el bronce. Si no, tenés tinta en las venas. En cuanto a los Spurs, ellos me habían dado el OK.

¿No vas a decir que ese fue tu último partido para Argentina?

Si fue, fue. Pero yo espero que no, porque todavía no me siento retirado de la Selección.

O sea que la camiseta número 5 tiene el inquilino esperando para volver a usarla…

Yo la presto, pero por ahora es mía. Hasta que diga que me retiro o que no juegue más. Que ninguno tome atribuciones que no le corresponde.

Las risas aflojan a Emanuel Ginóbili. Sobre un sillón rojo, Manu habló ayer con Clarín durante su paso fugaz por Buenos Aires. A tres días de cumplir 32 años, no esquivó ningún tema, ni siquiera el de la paternidad: «Esperemos tener buenas noticias pronto».

Vive la era de la madurez, pero desborda de ansiedad por pisar las canchas: «Estoy más cerca del retiro que del inicio, pero sigo teniendo las mismas ganas y el mismo entusiasmo de siempre porque todavía puedo mejorar».

¿Cómo trabajaste la ansiedad durante toda la rehabilitación?

La primera parte me la banqué, porque sabía el tiempo de recuperación. Pero la fractura del peroné derecho me mató. Estuve mal, triste, frustrado, sentía que había abandonado al equipo, que me bajaba del barco. Fue terrible.

Entonces tenés más ganas que nunca de volver a jugar…

¡Ni hablar! Quiero arrancar ya, tengo ganas de jugar, estar sano y volver a sentir un partido. Pero falta una eternidad.

Esta temporada finaliza tu contrato con los Spurs. ¿Es un año clave?

Es un año importantísimo, porque sé que tendré que firmar el último contrato de mi carrera. Yo quiero quedarme donde estoy porque me siento bien.

¿Creés que San Antonio te puede dejar ir porque sí, como a Bowen?

Puede pasar. Así es la NBA. Son muy pocos los que arrancan y terminan en una franquicia. Si me cambian, me dolerá el orgullo pero no dudo de que al mes me pongo otra camiseta. No se me termina la vida en San Antonio.

Teniendo en cuenta los refuerzos de San Antonio, ¿esta temporada te atrapa de manera especial?

Si bien sufro la partida de Fabri (Oberto) porque vivimos 4 años increíbles, me encanta la incorporación de Richard Jefferson. Es un alero que nunca habíamos tenido, muy aguerrido, que se postea y da muchos puntos. Y Antonio McDyess jugó finales y te soluciona problemas si no anotás.

Por las lesiones, dos veces se le frustró la extensión del contrato (le ofrecían 2 años y él retrucaba por 3). «Los Spurs buscarán que esté sano –reconoce–. Por eso hay muchas chances de que termine la temporada y no sepa si sigo. Me la tendré que bancar y en julio, si no se da, tomaré la mejor decisión».

Vuelve la Selección a la charla y con ella los problemas por las dudas de Pablo Prigioni y Carlos Delfino para Puerto Rico. «Con ellos el equipo sería ideal, porque se mechan nuevos con experimentados –responde–. Si no pueden jugar, cambia la situación, porque en jugadores nuevos caerá más responsabilidad de la que iban a tener. Habrá que remarla».

¿Peligra el pasaje al Mundial?

Vamos a clasificar igual. Y si no, que nos inviten como hicieron con Serbia e Italia en Japón. Si no invitan a Argentina, sería la vergüenza más grande.

Pero Argentina entraría al Mundial por la ventana…

Si me invitan todos los años, lo agarro con gusto. Es lógico que se prefiera ganar un lugar en la cancha, pero hay equipos que tienen chapa. Argentina debe estar en el Mundial.

Fuente: Clarín