·

Chau chau chauuu al idilio de Tinelli y Savino

La crisis de San Lorenzo llegó a la cúpula. Según Critica Digital, en privado, el dueño de Ideas del Sur culpa al dirigente de que tantos jugadores hayan entrado en conflicto con el club. “A veces no puedo más con todo esto, menos mal que termino en 2010”, le confesó Savino a Grondona.

Marcelo Tinelli jamás lo aceptará públicamente, pero su relación con el presidente de San Lorenzo, Rafael Savino, entró en cortocircuito. “Marcelo se hinchó las pelotas y no se banca más a Rafa”, es una frase que cada día se escucha más en Boedo. Y como las relaciones humanas suelen basarse en la reciprocidad, Savino ya no siente el mismo feeling que tenía por Tinelli. En el medio hay un pasivo que cuando el conductor televisivo llegó al club, en enero de 2007, era de 45 millones de pesos, y que ahora sería –según admiten los oficialistas– de al menos 70 millones.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El vicepresidente primero, Luis Incera, niega que algo se haya roto entre Tinelli y Savino: “Hace 10 minutos hablé con Rafael y me informó algo relativo a los jugadores del grupo inversor que trajo Tinelli. Eso demuestra que siguen en contacto permanente. Desmiento que haya roces, se llevan excelente”, le aseguró el dirigente anoche a Crítica de la Argentina. Pero los roces, según otros informantes consultados por este diario, existen y pusieron en una situación incómoda a Savino, quien anteanoche se reunió con Julio Grondona y le reconoció su cansancio por los problemas internos que sufre.

“A veces no puedo más con todo esto. Menos mal que termino el año que viene y me voy”, le confesó el presidente de San Lorenzo al titular de la AFA, en referencia a las elecciones que habrá en el club en 2010. Unas elecciones en las que, por ahora, no participará Tinelli. “No me presentaré”, dijo el empresario a Diario Popular.

¿Pero qué pasó para que Tinelli y Savino, hasta hace poco aliados, estén en crisis? Ahí depende de quién cuente las cosas. Del lado de Tinelli acusan al presidente de “mandarse una cagada tras otra”. Y ofrecen datos: Orión, Adrián González, Hirsig y Ledesma, o sea todos los jugadores que entraron en conflicto en los últimos meses, llegaron al club de la mano de Savino, y no de Tinelli. Ninguno de los futbolistas que incorporó el grupo inversor del empresario, como D’Alessandro o Solari, le significó al club un problema económico o gremial.

El conflicto estalló cuando, dos fechas antes de que termine el Clausura, el intendente del club e histórico afín a Savino, Héctor Viesca, criticó a los jugadores. Hasta entonces, Tinelli había mantenido una actitud silenciosa. Pero ese día estalló y salió con los botines de punta: “Nadie sabe quien es el intendente de River o Boca”. Además, el empresario quedó enfrentado a Claudio Di Meglio, el tesorero del club. Al comienzo Savino defendió a Viesca, pero después se distanciaron entre ambos (y eso que eran aliados desde 1986). Y el presidente se quedó solo.

El oficialismo se fragmentó y aumentó sus críticas a Tinelli. En una reunión le dijeron al dueño de Ideas del Sur: “Acá la fiesta (por el sueño, luego frustrado, de ganar la Copa Libertadores) la armamos San Lorenzo, el grupo inversor y vos, pero la está pagando sólo San Lorenzo”. Y cuando hace dos meses Tinelli amagó con irse, Savino le habría dicho de mala manera: “Hacete cargo de esto”. El empresario se quedó en el club, pero la relación ya no es la misma. De hecho, en la última reunión, el lunes por la noche, Tinelli se excusó de ir y envió a su mano derecha, Fabián Escoltore. “Marcelo dice que va a estar todo bien, pero quiere las cosas claras, quiere saber qué quieren de él”, dijo el enviado del empresario, por lo cual admitió que el vínculo necesita mejorar.

Y ni hablar lo que piensan los opositores: “A Tinelli no lo eligió ningún socio, sólo es un colaborador de Savino, así que lo que pase entre el presidente y su colaborador no importa. Acá lo importante es que no se presentan los estados contables desde octubre del año pasado”, dijo a este diario Ramiro Monner Sans.

¿Y el plantel? Diego Simeone no está contento con la ausencia de refuerzos, pese a que Migliore está al caer. De hecho, el Cholo no habló con la prensa en los últimos días para no expresar su descontento.