·

«Queríamos publicar algún aviso para felicitar al plantel del Lobo»

No fue irónico. Lo dijo en serio. "El plantel de Gimnasia logró algo importante para la ciudad. Va a ser lindo jugar de nuevo el clásico", aseguró la "Brujita".

El mediocampista Juan Sebastián Verón aseguró que la emoción que sintió el plantel de< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Estudiantes de La Plata por ganar la Copa Libertadores «superó todo lo imaginado». «Lo que se vivió cuando terminó el partido hasta ayer a la noche fue algo increíble, y que era difícil de imaginar. Yo por ahí conociendo un poco lo que vivió mi viejo lo podía pensar, pero creo que superó un poco todo lo que imaginábamos», reveló.

El mediocampista del elenco platense señaló que «nunca» pensaron que el partido frente a Cruzeiro se les «podía escapar», a pesar que «después del gol se podía hacer difícil darlo vuelta». «Pegamos en el momento justo, mantuvimos la calma y en ningún momento nos desesperamos más allá del sacudón», aseveró en declaraciones al programa Estudio Fútbol que se emite por TyC Sports.

También se refirió a Gimnasia y Esgrima de La Plata. Verón contó que junto con José Luis Calderón querían publicar un aviso felicitando al plantel del Gimnasia y Esgrima La Plata por haberse salvado del descenso. «Con Calderón queríamos publicar algo, felicitando al plantel, porque, más allá de la pica que pueda haber, lograron algo importante para la ciudad de La Plata y para el club. Va a ser lindo jugar de nuevo el clásico», concluyó

La «Brujita», un futbolista tan amado como odiado, indicó que en Estudiantes de La Plata hubo jugadores «mucho más importantes» que él, luego de que su padre Juan Ramón Verón afirmara que es el «mejor jugador de la historia» del club. «Yo creo que hubo gente mucho mas importante que yo. Es un elogio del momento, que me pone muy bien, pero en Estudiantes hubo grandísimos jugadores», afirmó.

Al ser consultado acerca del entrenador Alejandro Sabella, Verón señaló que «sabe muchísimo de fútbol» y que cada vez que salían a la cancha les decía el mismo mensaje: «La gloria está ante todo».