·

Mónaco perdió con Stepanek y se terminó el sueño de la Copa Davis

"Pico" cayó con el checo 7-6 (7-5), 6-3 y 6-2, en el quinto y definitivo punto de la serie por los cuartos de final. En primer turno Del Potro superó con una gran actuación a Berdych, pero no alcanzó y para obtener el título que le falta al tenis argentino, habrá que esperar un año más.

República Checa se medirá en la próxima instancia con Croacia, que eliminó a Estados Unidos, mientras que la Argentina se despidió hasta el año que viene de la Copa Davis con el sabor amargo de la derrota.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En el primer partido de la jornada, Del Potro cumplió una soberbia actuación para vencer a un tenista que jugó en la cancha que más le gusta, en su casa y alentado por 7.500 checos que transformaron al estadio Cez Arena en una verdadera caldera.

El tandilense, número cinco del ranking mundial, fue un absoluto dominador de las acciones y finalizó el encuentro en dos horas y tres minutos con un impresionante registro para su saque ya que conectó 18 ‘aces’ y ganó 49 de los 51 puntos que jugó con su primer servicio.

El tandilense comenzó el partido de manera arrolladora y ya en el primer game quebró el servicio del tenista local sin perder ningún punto, mostrando una notable madurez para sus apenas 20 años, lo que da una cabal muestra del enorme futuro que tiene.

Con una potencia que desbordó en todo momento al europeo, Del Potro fue sumando games y confianza, mientras que Berdych apenas se mantenía en partido porque lograba sostener su servicio, pero jamás tuvo una chance para quebrar el del tandilense.

Pese a que los checos presentes en el estadio alentaron más que nunca e incluso –por primera vez en la serie- molestaron a un tenista argentino en el momento de sacar, Del Potro se llevó adelante el primer set y tomó una rápida ventaja de 5-1 en el segundo parcial.

Berdych, número 20 del ranking mundial y especialista en este tipo de superficie, se vio ampliamente superado por la potencia del argentino, especialmente por la velocidad del golpe de derecha, con el que Del Potro lo ‘martilló’ durante todo el cotejo.

Apenas un momento de distracción tuvo el argentino en el segundo parcial, que le hizo perder su saque en el octavo juego, pero finalmente lo cerró por 6-4 para callar a un público enloquecido, que gritó estruendosamente a lo largo de las dos horas que duró el partido.

En el tercer set, Berdych se mostró más seguro con su saque y entonces el encuentro se hizo más parejo en el marcador, aunque Del Potro no tenía inconvenientes en ganar sus saques, mientras que al europeo le costaba asegurarse los games de su servicio.

Del Potro no le concedió break points a Berdych en el tercer set y le quebró el saque en un momento clave –en el noveno juego- para adelantarse 5-4 y luego cerró la historia con otro formidable juego de saque.

El argentino festejó como pocas veces lo hace, con el puño bien apretado y el ‘Vamos, vamos’ y le aportó un segundo punto fundamental a la Argentina para seguir viva en la serie.

A continuación y para definir la historia Mónaco y Stepanek salieron a jugar un partido cargado de misterio porque el checo arrastraba una molestia en la rodilla derecha, que no le impidió correr de un lado al otro durante todo el cotejo.

Mónaco trataba de asegurar sus games de saque y de moverlo constantemente a Stepanek, mientras que el checo, muy impreciso con su golpe de derecha, buscó en todo momento subir a la red para definir los puntos.

Cuando el encuentro estaba 4-4, el checo jugó un game espantoso: cometió tres doble faltas, una de las cuales le sirvió al argentino para quebrar y adelantarse 5-4.

Pero el envión le duró nada al tandilense: Stepanek ganó ocho puntos consecutivos para pasar al frente 6-5 y encender a la gente, que a esta altura ya se había convertido en un apoyo fundamental para el tenista local.

En el tie break, los dos comenzaron cuidándose, tratando de no arriesgar demasiado pero a partir del tres iguales, Stepanek, que ganó 10 de los 14 puntos que jugó en la red, tuvo una actuación soberbia y pese a que desperdició dos sets points se quedó con el set.

El envión anímico le sirvió a Stepanek para quebrar en el primer juego del segundo parcial y con un juego mucho más sólido desde el fondo de la cancha, el checo brindó una verdadera clase de tenis ante un Mónaco que dejó todo en la cancha pero con eso le alcanzaba.

Cuando parecía que el partido estaba liquidado para el europeo, Mónaco quebró sorpresivamente en el tercer juego y se adelantó 2-1 pero ése fue finalmente el último game que pudo ganar.

En el siguiente juego Mónaco se apuró con su saque, su golpe de derecha perdió precisión y tras igualar en dos, Stepanek ganó un par de puntos increíbles que levantaron al público y sentenciaron el cotejo.

En el sexto game, Mónaco, que bajó considerablemente su nivel en el tercer parcial, volvió a perder su saque y entonces el encuentro se convirtió en un monólogo de Stepanek, un tenista talentoso, carismático y con una garra descomunal.

Con la derrota de Mónaco se acabó una vez más el sueño argentino de ganar por primera vez en la historia la Copa Davis, aunque ésta vez se sabía que la ‘Misión Ostrava’ era casi imposible más allá del enorme nivel de Del Potro y la garra que podía aportar Mónaco.

Fuente: Telam