·

La Iglesia: Hay que terminar con la «prepotencia y la arrogancia»

El arzobispo de Tucumán, Luis Villalba, Reclamó ante CFK "mansedumbre" para terminar con la "prepotencia y la arrogancia". Advirtió que "el país reclama honestidad y transparencia".

(Río Grande, 09 de Julio de 2009)

El arzobispo de Tucumán, Luis Villalba, advirtió hoy que «el país» reclama honestidad y transparencia, y exhortó a la clase dirigente a «edificar la patria», privilegiando los «gestos valientes» de diálogo y la «convergencia positiva» por encima de «las parcialidades» y la «prepotencia» del poder.

«La difícil situación que estamos atravesando y que compromete a nuestro país nos pide a todos un suplemento de espiritualidad», enfatizó.

«La seriedad de los desafíos exige unir la relación entre la acción social y política, y la moral que inspira nuestro pensar y nuestro obrar», aseguró el prelado delante de la presidente Cristina Kirchner, el gobernador tucumano José Alperovich, y otros funcionarios nacionales y provinciales.

La invocación religiosa a la patria en la catedral tucumana del vicepresidente primero del Episcopado incluyó una presunta crítica al estilo de gestión del matrimonio Kirchner, al demandar la virtud social de la mansedumbre, que «es contraria a la prepotencia».

«La mansedumbre es lo contrario a la arrogancia. La mansedumbre es contraria a la prepotencia: el manso no guarda rencor, no es vengativo, no se altera, atraviesa el fuego sin quemarse y mantiene la compostura», sostuvo Villalba al tiempo que destacó que esa virtud «supera las parcialidades y ve el conjunto».