·

Un tiro para el lado de la justicia

Julio Alegre, intendente de Santiago del Estero quedó preso tras notificarse ante el juez. Lo ubica como cabeza de una asociación ilícita, después de encontrarle propiedades, vehículos, cajas fuertes y máquinas para embalar billetes. El Concejo Deliberante le aceptó la renuncia.

(Río Grande, 06 de Julio de 2009)

El ahora ex intendente de la capital santiagueña, que hasta hace poco fue hombre del gobernador «radical K» Gerardo Zamora, fue acusado bajo los cargos de jefe de una asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, defraudación calificada e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional de I Nominación, Gustavo Herrera, no le tomó declaración sino que sólo lo notificó de su situación. Alegre estuvo acompañado por sus abogados defensores, el porteño Rafael Cúneo Libarona (hermano de Mariano) y el tucumano Juan José Saaín.

En allanamientos realizados este fin de semana en cuatro viviendas de su propiedad, habían encontrado cajas de seguridad, máquinas empaquetadoras de billetes, cuatro cuatriciclos, tres camionetas, una van, un equipo de audio valuado en 21 mil dólares y hasta un zoológico en su casaquinta.

Se calcula que en sólo tres inmuebles tendría un patrimonio de 2,5 millones de dólares. Estos hallazgos, según la denuncia, darían cuenta de un desproporcionado crecimiento de su patrimonio.

Al salir de tribunales, Alegre alcanzó a negar ante la prensa: dijo que no tiene propiedades en el exterior (la denuncia dice que compró una casa en Punta del Este por 700.000 dólares), y que solo es suya una finca que heredó de su padre y la casa familiar donde habita.

Alegre reemplazó en la intendencia santiagueña al actual gobernador, Gerardo Zamora, quien lo ungió como sucesor en 2006. La causa avanzó después de las elecciones de la semana pasada, en las que ganó por amplio margen el Frente Cívico, la fuerza de Zamora aliada al kirchnerismo. En la capital, el aplastante resultado fue 56% a 16%.