·

Federer hizo historia y es el nuevo número uno del mundo

El suizo derrotó en un maratónico encuentro al norteamericano Andy Roddick por 5-7, 7-6, 7-6, 3-6 y 16-14 en la final del torneo disputado sobre césped. El europeo es el máximo ganador de los Grand Slams. El partido duró más de cuatro horas.

El suizo Roger Federer, en un partido inolvidable, le ganó al estadounidense Andy Roddick la final del abierto de tenis de Wimbledon en cinco sets interminables por 5-7, 7-6 (8-6), 7-6 (7-5), 3-6 y 16-14.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Con esta victoria en el césped londinense el suizo recuperó el primer puesto del ranking mundial de la ATP, dejando al español Rafael Nadal en el segundo lugar.

Federer para muchos ya es el mejor jugador de todos los tiempos y hoy Pete Sampras sufrió desde el All England como el suizo lo superaba por uno en los títulos de Grand Slam.

Con este título en Wimbledon, quien será desde mañana otra vez el número uno del ranking mundial de la ATP ya lleva ganados 15, contra los 14 del estadounidense Sampras.

“Lo siento Pete, no lo pude detener”, le dijo Roddick a Sampras una vez finalizado el partido, luego de la ceremonia de premiación.

Federer ganó su sexto título en Wimbledon y hoy jugó su séptima final consecutiva en el césped londinense.

A Sampras aún le queda haberse consagrado campeón siete veces en Londres, pero parece que Federer el año que viene irá también por ese récord.

La final que protagonizaron hoy Federer y Roddick no fue la mejor jugada de la historia, pero si una de las más emocionantes.

Fueron especialmente a Londres a ver la final, además de Sampras, otro de los que le pelea a Federer el título de mejor jugador de todos los tiempos, el australiano Rod Laver, y también dijo presente el sueco Bjorn Borg.

Todos observaron como desde el inicio Roddik se haría fuerte con sus saques y como Federer haría lo mismo.

La diferencia del primer parcial se dio sobre el final, cuando estando 6-5 arriba el estadounidense quebró el saque de Federer para ganar el set inicial por 6-5.

El segundo set fue “palo y palo” hasta llegar al tie-break, cuando Roddick tuvo todo para ser el verdugo del suizo, porque estuvo 6-2 arriba pero no lo pudo liquidar y así Federer ganando seis puntos consecutivos se quedó con el parcial.

El tercer set fue tan parejo como el segundo y por eso debieron recurrir otra vez al tie-break, y nuevamente el suizo sacó a relucir su categoría en los momentos claves para ganarlo 7-5.

En el cuarto set rápidamente Roddick quebró a su oponente y terminó ganando 6-3, para llevar el partido a un quinto y definitivo parcial.

Entonces llegó la parte más emocionante de la final, porque tuvieron que jugar muchos games para definir la historia. Y cuando Federer tuvo su chance quebró al Roddick, que también perdonó las chances que tuvo en este parcial, y se quedó con el partido, con un 16-14 inolvidable.

“No es lo que uno piensa lograr cuando es niño, pero es uno de los grandes récords. No juego por eso y quiero seguir disfrutando jugando a tenis, quiero venir aquí y seguir haciendo buen tenis”, señaló Federer, en el medio de la cancha central del All England, con el trofeo ganado en sus manos.

El suizo también le dejó un mensaje a Roddick: “no estés triste, Andy, yo lo viví con Rafa (Nadal) el año pasado. Hoy he sido yo el que tuvo suerte”.

También el suizo le habló, con todo el público escuchando, a Sampras, que con un rostro adusto, observaba todo desde uno de los palcos de la cancha central.

“Gracias por venir Pete, es un largo camino, quería verte ahí, gracias», dijo Federer, quien no se olvidó ni de Laver ni de Borg.

Y Sampras le contestó: “Federer se lo merece, es un amigo, un buen tipo, un buen jugador, tiene 15 Grand Slam y puede ganar 19 ó 20 títulos. Sólo tiene 27 años, aún vendrá muchas veces aquí y al US Open, puede llegar a 18 o 20 si se mantiene sano».

Federer hizo historia hoy en Londres, pero va por más, como dijo Sampras, todavía le queda mucho camino por recorrer para lograr que nadie en la historia lo pueda igualar, aunque esto sólo el tiempo lo develará.