·

Más escándalo: Laguna de los Patos pierde aporte de fondos nacionales.

El Infuetur anunció que decidió retirar un importante proyecto turístico destinado a revalorizar el predio, cuya titularidad -se descubrió- nunca pasó a poder del Estado municipal. El plan tenia financiamiento nacional por 180.000 pesos.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Ushuaia, junio 24 de 2009) – El presidente del Instituto Fueguino de Turismo, Pablo Pfurr, confirmó que desde el Organismo debieron retirar un proyecto elevado a la Secretaría de Turismo de la Nación destinado a la revalorización del sector conocido como “Laguna de los Patos”, que ya contaba con 180 mil pesos de financiamiento otorgado por el Consejo Federal de Inversiones.

El titular del InFueTur. señaló que “lamentablemente, debimos tomar esta decisión al no haberse cedido los terrenos como corresponde, sumado a que la titularidad del predio hoy por hoy no es del Municipio de Río Grande, y que existe un pedido de juicio político de por medio”, explicando que el proyecto “se venía trabajando desde el año pasado en forma conjunta con la Secretaría de Turismo de la Nación, buscando poner en valor los diferentes recursos que tiene la Provincia”.

Pfurr recordó que la iniciativa “se formalizó a principios de este año, y se enmarcaba en el Plan de Desarrollo de Turismo Sustentable que lleva adelante la Dirección de Turismo Fueguino”, subrayando que para ello “se trabajó junto a la Dirección de Inversiones, dependiente de la Dirección Nacional de Desarrollo Turístico”.

“Desde el InFueTur se creyó conveniente priorizar a la ciudad de Río Grande, ya que turísticamente tiene recursos muy importantes que hay que poner en valor para ofrecerlos al mercado, y uno de ellos fue precisamente la Laguna de Los Patos, porque está dentro del ejido urbano y porque sabemos que es un recurso que para los riograndenses es importante, donde además existe una reserva importante de aves”, agregó el funcionario.

El organismo provincial de turismo proponía que el sector se constituyera en una Reserva Natural Urbana, buscando así preservar este humedal tan importante por ser el hábitat natural de diferentes especies de aves y es utilizado espontáneamente por la población para recreación fundamentalmente en época invernal, cuando la laguna se congela.

La obra estipulaba la construcción de un sendero de piedras en algunos sectores y de madera de lenga en otros, dependiendo de las características del suelo. Asimismo, se edificarían dos muelles que avanzarían sobre la laguna no más de 3 metros. En cada uno de ellos, se habrían instalado tres asientos de madera de tabla de lenga, en tanto que en el final del sendero se preveía la construcción de un deck de madera de lenga con seis asientos; un pórtico de entrada de madera; un cartel de bienvenida y referencias de madera con letras pintadas.

Pfurr consideró que con la puesta en marcha del emprendimiento se ofrecería “una alternativa más a las ya conocidas como la Misión Salesiana; el avistaje de aves y la pesca, porque se trataba de un proyecto que permitiría la posibilidad de que todas las personas que deseen disfrutar de este predio puedan hacerlo, fomentando el desarrollo de la hotelería y la gastronomía”.

“Consecuentemente, ante la situación que ha surgido por este predio, se da el agravante del trabajo que perdimos y el dinero que pierde Río Grande, ya que el financiamiento ahora deberá ser redireccionado”, lamentó el funcionario, “pero lo más importante es que resulta una falta de respeto hacía la Secretaría de Turismo de Nación, ya que presentamos proyectos que considerábamos prioritarios y ahora tenemos que echar para atrás este trabajo, con riesgo de perder el financiamiento y dando una imagen poco seria”.