·

El fuerte viento barrió muy rápido la nieve

La importante acumulación de nieve, debida a las precipitaciones de las últimas 24 horas, quedó prácticamente borrada de las calles por los vientos que alcanzaron ráfagas de 87 km/h. El alerta por temporales subsiste hasta el jueves.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Río Grande, junio 24 de 2009) – Después de 24 horas de intensas nevadas, la ciudad de Río Grande presentaba un aspecto casi totalmente teñido de blanco, con cúmulos importantes de masa nívea en calles, parques y jardines.

El panorama, sin embargo, cambió totalmente al caer la tarde del martes, en virtud del marcado aumento de la temperatura y los fuertes vientos que arreciaron entrada la noche, confirmando las advertencias del Servicio Meteorológico.

De los 6 grados bajo cero con que empezó la jornada, el termómetro trepó hasta una máxima de 3 grados, registrada curiosamente a las 21 horas, y que se mantuvo hasta medianoche. El viento, en tanto, aumentaba su intensidad hasta un registro máximo (a las 22) de 67 km/h con ráfagas muy intensas que llegaron hasta 87 km/h. La sensación térmica a esa hora era de 16 grados bajo cero.

El temporal confirmó las predicciones del Servicio Meteorológico Nacional (con datos de la Base Hermes Quijada) que anticipó algunas nevadas más y vientos muy fuertes que podrían sostenerse hasta la tarde del jueves.