·

Kirchner: «Queremos fabricar celulares en Tierra del Fuego»

El ex Presidente, en medio de su campaña electoral, tuvo expresiones en defensa de la protección de la industria nacional de electrónicas, que favorece a las empresas radicadas en nuestra provincia. “Genera trabajo argentino”, alegó.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

(Zárate, 20 de mayo/Télam) – El candidato a diputado nacional por el Frente Justicialista para la Victoria, Néstor Kirchner, dijo hoy que «algunos se están quejando por una decisión de la Presidenta de que los celulares se elaboren en Tierra del Fuego».

«En la actualidad la Argentina está importando seis mil millones de dólares por año en celulares y en tecnología electrónica», señaló al encabezar un acto partidario en Zárate.

Agregó que «hacerlos en el país no va a costar más, al contrario generará trabajo argentino».

«Los importadores saltan porque tienen negocios muy importantes con esos productos», sostuvo y añadió que «en esto también son dos modelos, dos visiones».

La Manaos argentina

El titular de la firma BGH Alberto Hojman también defendió el proyecto de ley oficial para aumentar el impuesto a la venta de computadoras portátiles para alentar su fabricación en Tierra del Fuego, y sostuvo que la iniciativa equipara los beneficios a la industria nacional a los que se dan en la zona franca brasileña de Manaos.

El industrial salió así al cruce de un sector empresario que criticó el proyecto y destacó que la ley cumplirá con un reclamo de hace ocho años de la industria argentina, que “recién ahora fue atendido”.

Hojman dijo que es falso que el proyecto afecte a 18.000 trabajadores como señalan solicitadas publicadas hoy por tres cámaras empresariales de máquinas de oficina, de informática y comunicaciones.

“Esta ley apunta a notebooks y no a desktops” dijo y explicó que el ensamblado de computadoras portátiles en el país implica apenas un diez por ciento del mercado total argentino de producción de computadoras.

“Además, en el primer cuatrimestre de este año puede verse que el sector de fabricación de notebooks se achicó mucho con respecto al de la importación y en esa relación terminará desapareciendo, más allá del proyecto de ley”, destacó.

En ese sentido consideró que las críticas al proyecto parten en realidad de los grandes importadores de computadoras portátiles, como HP, Dell, Acer, Sony y los proveedores de Intel, que “quieren vender muchas computadoras en Argentina y dicen que los precios serán más caros con la ley”.

“Eso no es cierto porque no habrá variación en los precios de los productos argentinos. Estarán más caras las importadas, pero habrá una sustitución de importaciones por productos nacionales e incluso más stock y otras ventajas”, señaló.

Agregó que los que se oponen al proyecto “son bienvenidos a instalarse en Tierra del Fuego” y destacó que “incluso uno de estas empresas tiene proyectos aprobados para ello”.

El proyecto fue aprobado en comisión en la Cámara de Diputados y promueve un impuesto interno que eleva en un 30 por ciento el gravamen para equipos importados o con mínimos porcentajes de ensamblado en Argentina.

Además no sólo se refiere a notebooks sino que también incluye monitores de computadoras, LCD, GPS, equipos de aire acondicionado, celulares y otros, cuyas fabricación cuenta con beneficios impositivos en las zonas francas de Tierra del Fuego y en Manaos.

“Esta ley permitirá a Tierra del Fuego equipararse a Manaos. Brasil tiene un impuesto idéntico, que no pagan los de Manaos” señaló.

Hojman dijo que quienes ensamblan computadoras portátiles en el país “juntan sólo cuatro piezas” y dijo que eso es “muy distinto a los procesos productivos que hay en Tierra del Fuego, con inserción automática de componentes y las últimas tecnologías”.

Destacó que BGH acaba de invertir en Tierra del Fuego 25 millones de dólares en una nueva fábrica, de última tecnología, “lo que sólo fue posible en el marco de condiciones como las que facilitó este gobierno”.

“Hace más de 30 años que estamos en el sur, con inversiones claras y un compromiso muy importante, y sin dudas es este modelo el que crea las condiciones para que la industria crezca”, expresó.

(Télam)

dl