·

Instituto también está prendido

Un gol de Lucas Concistre le permitió anoche a Instituto ganarle 1 a 0 a Platense y quedar tercero y en zona de promoción. La Gloria no jugó bien, pero logró la victoria que necesitaba para no perderles el ritmo a los de arriba.

A esta altura del torneo, cuando sólo faltan cinco partidos para el final del campeonato, ¿importa cómo juega un equipo? Parece que no, que sólo importa ganar, porque sumar de a tres en la recta final es clave para seguir con chances de ascenso. Instituto venció a Platense por 1 a 0, quedó tercero en la tabla, está en promoción y a cuatro puntos de Chacarita, que ocupa un lugar en la zona de ascenso directo.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En la noche fría de Alta Córdoba, el público albirrojo le dio el calor que faltaba con mucho aliento, fuegos artificiales y el «volveremos, volveremos…», un grito lleno de esperanza. ¿Quién le quita la ilusión a los hinchas? La Primera División está ahí. Al alcance de la mano.

Anoche le tocó a Lucas Concistre ser el protagonista de un festejo que costó demasiado. Instituto no jugó bien. Sufrió mucho la expulsión de Ezequiel Lázaro cuando terminaba el primer tiempo. El ingreso del pelado delantero en el segundo tiempo le quitó equilibrio a la Gloria, pero al final sirvió para que Concistre tenga su revancha personal. No tuvo una buena temporada en Instituto, venía de errar un penal en el clásico contra Talleres y anoche le tocó la felicidad de ser el héroe de la noche.

En el momento justo, Concistre corrigió un disparo de Facundo Torres, que tuvo un muy buen partido, y convirtió el

1 a 0. El pelado salió corriendo a festejar, se sacó la camiseta y parecía querer gritar todos los goles que no había podido hacer hasta anoche. Y justo lo padeció su ex club. Encima, en la primera rueda también le había hecho un gol al Calamar.

Concistre se debía un partido así. Que un gol de él sirviera para que Instituto ganara era algo que buscaba desde que llegó a Alta Córdoba. Se le dio y toda la Gloria lo festeja.

Una carambola permitió a Instituto seguir prendido. En gran parte del torneo jugó muy bien. Es más, era considerado como uno de los mejores de la categoría. Pero en las últimas fechas, su rendimiento cayó. Sin embargo, no pierde. Hace seis partidos que viene invicto, con cuatro victorias y dos empates.

Que esta racha de buenos resultados se esté dando al final del torneo no deja de ser un buen aliciente. No obstante, el propio Jorge Ghiso lo reconoció luego del partido. «No estamos jugando bien, pero ganamos, que es lo más importante. Para campeonar, tenemos que mejorar», aseguró frente a los micrófonos.

Ya está. Instituto superó otra «final» y ahora quedan cinco más. Si hoy finalizara el torneo, la Gloria jugaría con San Martín de Tucumán y Belgrano con Rosario Central la promoción. Pero en Alta Córdoba son ambiciosos: van por el ascenso directo a Primera División.

Promoción

Con su triunfo, la Gloria quedó tercero y en zona de promoción, superando a Belgrano por diferencia de goles y a cuatro puntos de Chacarita, que está en ascenso directo.

9 de 9

La victoria de Instituto cerró la trilogía de festejos de los equipos cordobeses en la B Nacional. Belgrano le había ganado a San Martín (SJ) y Talleres a Independiente Rivadavia.