·

El milagro está más cerca para Talleres

Talleres consiguió hoy un triunfo clave ante Independiente Rivadavia en Mendoza y sueña con mantener la categoría en la Primera B Nacional. Venció por 3 a 1 a Independiente Rivadavia en Mendoza. Los resultados de sus rivales lo favorecieron y sueña con salvarse del descenso.

La «T» ganó por 3 a 1 en el estadio de la «Lepra» y favorecido por las derrotas de Almagro y Los Andes acortó distancias en la tabla de los promedios. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El partido se presentó favorable desde el primer tiempo para los cordobeses, que a los 37 minutos se pusieron en ventaja con un tanto de Luis Salmerón.

Pese a que los mendocinos merodeaban el arco de Valentín Brasca y merecían un poco más, Guillermo Báez puso el segundo del albiazul a los 43.

Fernando Godoy, a los tres del complemento, marcó el último gol de Talleres.

Martín Gómez, a los 40, descontó para el local y le puso cifras definitivas al marcador.

Con esta victoria, la «T» ahora suma 47 unidades en 33 presentaciones.

En la próxima fecha el equipo de Raúl Peralta recibirá a Charita Juniors, que está en zona de ascenso directo.

Felices. Los rostros en el camarín de Talleres mucho distaron hoy a lo visto en los últimos partidos, porque la victoria de esta tarde y los resultados ajenos le hicieron un guiño positivo al equipo de Peralta.

«La verdad es que estoy muy orgulloso por haber hecho un gol en mi debut. No sabía cómo festejarlo y miré al cielo para dedicárselo a mi hermano que está muerto», dijo Lucas Godoy.

Julio Buffarini remarcó que salieron con muchas ganas a jugar gracias a los resultados ajenos. «Nosotros veníamos de una semana muy dura. Pero sabemos que esto se puede revertir. Jugando así nos vamos a salvar», contó el volante.

«Jugamos con el corazón, como veníamos siempre. Hoy gracias a Dios se nos dio. Ahora hay que pensar en Chacarita», manifestó Emanuel Céliz.

Finalmente, Guillermo Baez sostuvo que «sabíamos que teníamos un rival más que difícil, pero teníamos otra vida al saber que perdieron Los Andes y Almagro. Creo que ganamos bien, fuimos más vivos, más inteligentes y golpeamos en los momentos justos».