·

Briatore: «Tal como está, la F-1 no puede continuar»

A sus 59 años recién cumplidos, Flavio Briatore (Cuneo, Italia) mantiene el glamour y el espíritu crítico que le han hecho famoso. Ha superado una grave enfermedad y se le ve en forma. Genio y figura. El magnate, director de Renault, no se rinde. No está de acuerdo en cómo se lleva la fórmula 1 y, como miembro destacado de la FOTA (asociación de equipos), lucha para cambiarlo.

-¿Puede todavía aspirar Renault al Mundial? < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

-Creo que este año las cosas están muy claras. Tenemos tres equipos y seis pilotos que han dispuesto de una ventaja técnica muy importante: Brawn, Toyota y Williams. Todas las escuderías que han llegado al campeonato intentando contemplar el reglamento de la FIA [federación internacional] con el KERS [regenerador de energía] son probablemente las más penalizadas. Y hablo de Renault, Ferrari, McLaren y BMW. Hicimos lo que creímos que era la dirección de la FIA. Todos los que trabajamos con el KERS estamos detrás porque tuvimos que diseñar el coche con este elemento. Y pienso que la F-1 no puede seguir gobernada por un doble reglamento: unos coches van con el KERS y otros sin él; unos con el doble o el triple difusor y otros con uno simple. Hay dos categorías. Y no creo que la F-1 deba ser así. Necesitamos unos reglamentos claros y unificados. Ahora no tenemos eso y vemos que los pilotos que dominan son los que han tenido unas ventajas técnicas superiores a los demás.

-¿El título?

-No es cuestión de buscar excusas. Creo que el campeonato aún no ha concluido. Y nosotros debemos bajar la cabeza y seguir trabajando tan duramente como hasta ahora. En cada gran premio vamos introduciendo novedades en el coche. Volvemos a hacerlo aquí, en Montmeló, y lo seguiremos haciendo hasta Turquía. Es lo único que puedo decir a la afición española. Haremos lo posible para dar a Fernando [Alonso] el coche que se merece. El equipo hace un esfuerzo terrible, pero recuperar el tiempo perdido no será fácil.

-¿Podrán recuperarlo Ferrari, McLaren y BMW?

-El problema no es sólo para Renault. El valor de los pilotos lo conocemos ya. Hay cinco del calibre de Fernando, Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton, Felipe Massa y Robert Kubica y ninguno está arriba. Quien manda es [Jenson] Button.

-¿Cómo acabará el problema de la reducción presupuestaria [€ 33 millones] para 2010? ¿Será posible hacer un equipo?

-Creo que sí. En 1994 y 1995, en Benetton, hicimos un equipo campeón del mundo con un presupuesto similar a ése. Debemos llegar a una F-1 más eficaz manteniendo la alta tecnología. Pero para llegar ahí yo no estoy muy de acuerdo con el planteamiento de un límite presupuestario. No me gusta que, al final de la temporada, los directores financieros sean quienes decidan quién es el campeón del mundo. Creo que, si tenemos unos reglamentos claros, con normas blancas o negras y algunas piezas estandarizadas, podremos bajar sustancialmente el gasto. Pero hay que mantener la F-1 a un alto nivel.

-En 2010 se prohibirán los repostajes y los equipos que se adapten al límite presupuestario tendrán ventajas técnicas…

-No podemos aceptar un doble reglamento que permita motores y túnel de viento libres a unos y ponga límites técnicos a otros obligándoles a correr casi con monoplazas de GP2. Debemos trabajar con la FIA en vez de discutirnos constantemente. Las normas deben ser las mismas para todos y permanecer estables. No podemos estar cambiando constantemente los reglamentos. Porque este año hemos gastado 15 millones de euros en el KERS y ahora no nos sirve para nada. Y llevamos ya unos 10 millones en el nuevo difusor. Habríamos agotado ya todo el presupuesto planteado por la FIA. Y todo eso podíamos ahorrarlo.

-¿Tiene Alonso motivos para estar decepcionado?

-Al igual que nosotros, Fernando está haciendo todo lo posible para estar arriba. Sabe que estamos trabajando, que todos estamos dando el máximo a pesar del handicap del reglamento. Alonso intenta ayudar. El objetivo es alcanzar un coche que pueda luchar por las pole positions y por las victorias. Y ahí no vamos a escatimar medios.

-Ayer, vivió una situación difícil en la firma de autógrafos.

-Sí. Algunos fotógrafos le impidieron firmar autógrafos y uno de ellos estaba subido a una silla de ruedas de un aficionado con problemas físicos. Impidieron a Fernando acercarse a los aficionados. Lo único que digo es que, si estos actos no se organizan mejor, no vamos a hacerlo más.

-¿Fue muy movida la última reunión de la FOTA, el pasado miércoles, en Londres?

-Nadie está contento con los reglamentos que se plantean para la próxima temporada. Ni con que entren nuevos equipos con normas distintas. Todos estamos de acuerdo en bajar los presupuestos, pero no de forma radical. Hay que reducirlos de forma progresiva, tal y como estamos haciendo ya los equipos desde el año pasado. Pero no podemos plantear de golpe una reducción de personal y de la inversión técnica. No podemos echar a la calle a 200 o 300 personas en un año. Debemos asegurarnos de que quienes dejen de trabajar en la F-1 podrán entrar en otro programa para mantener su empleo. Me siento responsable de la gente que trabaja con nosotros.

-¿Prescindirán de Nelsinho Piquet como segundo piloto?

-No me interesa lo que se dice. Creo que es el compañero ideal para Fernando. Siempre le ha sido muy leal. Y en los momentos difíciles es cuando más ayuda necesita, no cuando debes matarlo. Veremos qué ocurre en las próximas carreras.

-¿Seguirá Alonso en Renault la próxima temporada?

-El año pasado ya dije que no hablaría de esto. No me interesa. Ahora tenemos otros problemas que resolver. Se habla todo el año, pero al final no ocurre nada…, como el año pasado. ¿Qué le quieren como salvador? Bueno, lo mismo ocurrió con Michael Schumacher y estuvieron cuatro años sin ganar.

-¿Se siente usted con fuerzas para seguir?

-Me siento muy cansado y rabioso. No creo que éste sea el camino. La F-1 de este año no me gusta nada. Estoy muy enfadado porque hay demasiadas cosas que no me gustan. Y en esta situación encuentras motivación para intentar cambiar el rumbo y regresar a una F-1 que dé valor a los pilotos y respete la fuerza de los equipos y que sea igual para todos. No acepto que haya dos reglamentos distintos. Y estoy de acuerdo con los aficionados que piensan que es un espectáculo demasiado caro. No puede ser que cueste lo mismo ir a un gran premio, que hacer un viaje a Nueva York con la familia.

-¿Cuál es su situación contractual con Renault?

-No necesito un contrato. Estamos juntos desde hace tantos años… El problema no es ése, sino tener un buen grupo de gente alrededor, encontrar la motivación, intentar mejorar todos juntos, con los demás equipos y la federación, para construir una F-1 más sólida. Los problemas de este año me han desmotivado. Sin duda, al final habrá un campeón del mundo como cada año, pero no creo que genere los mismos sentimientos que las otras temporadas. Vamos a recordar 2009 como un año difícil en el que hubo necesidad de salvar la F-1. Todos juntos, con Mosley [Max, el presidente de la FIA], con Ecclestone [Bernie, el patrón del circo], creando una F-1 transparente. La F-1 debe volver a ser la F-1.

Fuente: El País