·

ANGEL CABRERA HIZO HISTORIA EN EL MASTERS DE AUGUSTA

El golfista argentino, oriundo de Villa Allende, se adjudicó el tradicional campeonato que se disputa en Estados Unidos. El cordobés derrotó al local Kenny Perry en un playoff de desempate, lo que le permitió calzarse el mítico saco verde

Ese mítico saco verde que pareció tan lejos durante buena parte de la última rueda, quedará en las manos de Angel Cabrera. El cordobés mantuvo el pulso firme en los últimos hoyos para aprovechar los inevitables nervios de sus rivales -los estadounidenses Chad Campbell y Kenny Perry- y se quedó con el Masters de Augusta, primer Grand Slam de la temporada (7 millones de dólares en premios), en el segundo hoyo de desempate. < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Como le había pasado cuando ganó el Abierto de EE.UU. en 2007, Cabrera tuvo que remontar desde abajo. Y cuando llegó al desempate, ya no perdonó. En el primer hoyo logró conservar el par a pesar de una salida desastrosa, que lo obligó a tirar desde atrás de un árbol. Sin embargo, pudo cerrar con cuatro golpes y dejar afuera a Chad Campbell, que completó con un bogey tras haber caído en el bunker.

Ya en el segundo hoyo de desempate, que se realizó en el 10, el segundo tiro fue el que marcó la diferencia. Mientras que el Pato logró dejar la pelota en el green a cerca de cuatro metros del objetivo, Perry dejó la pelota cerca de los árboles y ya no se pudo recuperar. Otro par le dio entonces a Cabrera la victoria soñada.

Angel Cabrera se había subido ayer a la cima. Hoy, con un birdie en el hoyo 3, dejó su marca en 12 bajo el par y quedó como único líder del certamen, pero fue algo efímero porque clavó bogeys en el 4 y el 5. Otro bogey en el hoyo 10 pareció alejarlo definitivamente de la pelea, y a partir de ahí no se permitió más errores: sus birdies en el 13, el 15 y el 16 lo dejaron como para aprovechar la oportunidad que todavía no daba el juego de Perry. Pero los bogeys del líder en el 17 el 18 le abrieron la posibilidad de pelear por todo en un triple desempate.

Angel Cabrera consiguió así el segundo Grand Slam de su carrera. El 17 de junio de 2007 hizo historia y se consagró en el Abierto de Estados Unidos. En aquella oportunidad fue Tiger Woods quien peleó hasta el final con él. En la rueda de hoy, el líder del ranking mundial cerró el día con -8, a cuatro golpes de la punta.

Por su parte Andrés Romero, que había amagado en los primeros días con completar otra buena actuación, finalmente se desplomó. Por segundo día consecutivo se apuntó una rueda de 77 golpes -cinco sobre el par- y quedó en el último puesto del torneo.