·

Discursos sin memoria

Reflexionar, estirar los plazos de la memoria y asumir los propios errores puede ser un modo de aportar a salir de la profunda crisis económica, política y social en la que estamos sumidos. La sociedad espera propuestas mucho más que críticas.



Los tiempos electorales suelen ser pródigos en discursos livianos, faltos de propuestas y plagados de denuestos en todos los sentidos, pero usando como blanco favorito al gobierno de turno.



La crisis y los ruegos de una sociedad que espera soluciones más que batallas políticas impone la necesidad de reflexionar sobre el pasado, asumir los errores y ofrecer proyectos superadores, porque la crítica impiadosa y destructiva es uno de los tantos motivos por los cuales hemos caído hasta donde estamos.



Es el rol de la prensa advertir sobre estos reclamos colectivos y no mostrarse obsecuente ante políticos, funcionarios y candidatos.



Aunque no todos lo entiendan de este modo.

Escuchar Audio