·

Una mujer se inscribe en la interna radical

A pesar de que los principales referentes del partido insisten en que buscan “un candidato del consenso”, Walter D’Angelo ratificó su decisión de postularse para internas y ahora se agregó una mujer.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El candidato único –fruto del consenso- del que habla la conducción del radicalismo, parece una posibilidad cada vez más lejana.

A pesar de que el camino a la unidad parecía allanado con la renuncia de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Luis del Valle Velázquez a su postulación, la decisión de Walter D’Angelo de inscribirse sin la venia de la dirigencia hace casi segura la necesidad de una elección interna.

Pero la novedad de la incorporación de una mujer a la disputa partidaria le pone más expectativa al proceso. La tercera en discordia es Susana Giovanini, quien fuera funcionaria del gobierno de Colazo (de quien se encuentra distanciada desde que dejó la función) de larga militancia radical y actual empresaria del rubro hotelero.

En comunicación con radiofueguina.com, Giovanini confirmó su decisión de inscribirse en la interna partidaria, explicando que “la desorientación que muestran los dirigentes del partido hacen que los que estemos en el llano sintamos la necesidad de participar”.

La decisión de ambos intendentes de no aportar su estructura política a la campaña, ha hecho que “el resto de la dirigencia se sientan a la deriva, tienen miedo de hacer un papelón y desde el llano les vamos a demostrar que se puede”, propició la flamante precandidata.

“Están muy nerviosos, muy preocupados, le temen al papelón, pero los que no tenemos nada que perder podemos trabajar con tranquilidad, proponer tranquilos y compartir inquietudes de la gente común”, se animó Giovanini, quien agradeció el impulso y el apoyo de “un grupo numeroso de mujeres radicales, entre ellas Silvia Gomis”, ex presidenta del Comité Río Grande de la UCR.

Susana Giovanini fue delegada de Gobierno en Río Grande y luego presidenta del Consejo de la Mujer durante el mandato del ex gobernador de Jorge Colazo, con quien en la actualidad mantiene una relación “respetuosa pero muy distante, no tenemos nada que compartir”, según definió.