·

Generó un escándalo la situación del JIF

El colegio privado que debería comenzar las clases este martes sufrió dos intentos de clausura por parte del Municipio con oposición de los padres. Aseguran que “piden cosas muy extrañas que no habían exigido en su debido momento”.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La apertura del nuevo edificio para el Juvenil Instituto Fueguino derivó en un escándalo hoy, frente a los intentos de clausura, por parte del Municipio, del establecimiento que debe iniciar las clases este martes.

Según palabras del director del Instituto, Ricardo Azcárate “están pidiendo cosas extrañas, que no exigieron en su debido momento”, mientras los padres aseguran que había un acuerdo para permitir el inicio de actividades en tanto se solucionan algunas falencias.

Por la tarde, desde la dirección de Prensa municipal se informó oficialmente que “< ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />La Secretaria de Comercio dependiente de la Dirección de Inspección General del Municipio de Río Grande, llevó a cabo la clausura preventiva del Juvenil Instituto Fueguino (JIF), por cuestiones relacionadas con las condiciones necesarias para su habilitación y albergue de su comunidad educativa”.

La clausura, sin embargo, no se había efectivizado hasta entrada la noche, ante el reclamo de los padres que ratificaron la necesidad dedar inicio al retrasado dictado de clases.

En diálogo con Radio Fueguina un grupo de padres involucrados en el conflicto aseguraron que “hay intencionalidad política en el intento de clausura” y que “el Intendente está jugando con la necesidad de nuestros hijos”, reprochando que “se están imponiendo exigencias que marcan una clara discriminación respecto de otros establecimientos”.

Según la gacetilla municipal “La decisión adoptada este lunes responde al hecho que no sólo no se contaba aún con la documentación mencionada, sino que desde la institución se estaba anunciando la apertura del edificio escolar para el inicio de las actividades”.

A última hora, la pretendida clausura seguía siendo resistida por los padres que se aprestaban a efectuar un “abrazo” al Colegio para defender su situación.

En tanto, un grupo de ellos accedió a dialogar con el Intendente en su propio domicilio donde le hicieron entrega de un petitorio aunque recibiendo una nueva negativa por respuesta, por lo que anunciaron que permanencerían dentro del establecimiento toda la noche y que por la mañana los alumnos asistirían a clases como estaba previsto.