·

LA JUSTICIA INTIMO AL MUNICIPIO A LIMPIAR EL RIO GRANDE

La orden involucra también al gobierno provincial y otorga 90 días de plazo para eliminar todo efecto contaminante de las márgenes del río. Se trata de una medida cautelar, por denuncia de la Asociación de Consumidores de Río Grande.

< ?xml:namespace prefix = o />

En un fallo inédito en la provincia y con pocos antecedentes en el país, la Justicia Civil dictó una medida cautelar para proteger al río Grande de la contaminación a que se ve sometido por el vertido de basura y líquidos cloacales sin tratar, particularmente en el tramo de su cauce cercano al parque Industrial de la ciudad.

La situación, con videos y fotografías más que expresivas de la situación, fue denunciada ante la Jueza Civil y Comercial Silvia Herráez por la Asociación de Usuarios y Consumidores de Tierra del Fuego (ACU) que basó su presentación judicial en estudios de laboratorio que reflejan una presencia muy alta de bacterias coliformes, detergentes y otros contaminantes en la única fuente de agua dulce que cuenta la ciudad de Río Grande.

En virtud de que esas aguas alimentan la planta que suministra agua potable a la ciudad, la ACU solicitó una medida cautelar en defensa de los intereses difusos afectados, y que se ordene el cese de la acción agresiva contra el río.

El lunes pasado la magistrada recorrió la zona descripta por la reclamante, y con ejemplar celeridad expidió ayer el dictamen que emplaza a l Municipio a limpiar la zona más afectada.

Si bien el fallo no va al fondo de la cuestión (esto es, si el agua en la actual condición es apta para el consumo humano) hace lugar en su primera etapa al reclamo y ordena hacer cesar de inmediato toda acción contaminante y otorga un plazo de 90 días al Municipio (en concordancia con la secretaría de Ambiente de la Provincia) para que se proceda a despejar de basura y elementos agresivos a las márgenes del río, en un tramo que estaría comprendido desde la desembocadura hasta la toma de agua de la planta potabilizadora.

En su parte resolutiva el fallo de la Dra. Herráez dispone:

“Requerir de la Municipalidad de Río Grande que, en forma conjunta y coordinada con la secretaría de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente de la Provincia, que en el plazo de 90 días implemente un plan de limpieza de las márgenes del río Grande, evitando que la basura existente se convierta en un elemento contaminante, removiendo los elementos que allí se encuentren y modifiquen negativamente el Ambiente, eliminando los focos contaminantes a fin de prevenir la contaminación ambiental por efecto de la basura”.

Prosigue diciendo la magistrada que ““En forma concordante deberá implementarse una campaña pública de prevención en las zonas descriptas por las fotografías y actas de constatación judicial en que se basa estas medida cautelar”.

Horas antes, y en respuesta a la denuncia efectuada frente a los micrófonos de Radio Fueguina por integrantes de ACU, el Municipio -a través del director de Obras Sanitarias- había salido a “garantizar” la potabilidad del agua que se provee a los vecinos. El fallo judicial –no obstante- evita entrar a considerar la cuestión y simplemente ordena –desde el rol que al Estado le cabe- hacer cesar todo efecto contaminante sobre las aguas del río y despojar su cauce y sus costas de basura y vertido de líquidos contaminantes.

Esta acción deberá concentrarse en la zona del Parque Industrial de la ciudad y a lo largo de unos 500 metros cercanos a la calle Sarmiento donde centenares de casillas se encuentran precariamente emplazadas sobre la costa fluvial, en zona inundable, en total situación de ilegalidad y desde las cuales los desechos cloacales son arrojados al río sin miramientos.

(Imágenes: por Cortesía de Picasaweb/Monica)