·

Senadores del ARI fueguino renunciaron al partido

Se trata de José Martínez y Rosa Díaz, quienes emitieron un duro comunicado contra el partido al que pertenecían. Además, adelantaron su voto positivo al adelantamiento de las elecciones legislativas.

Los senadores fueguinos por el ARI, José Martínez y María Rosa Díaz, golpearon las esperanzas de la oposición de conseguir el rechazo del adelantamiento de las elecciones al anunciar hoy su decisión de acompañar el cambio de fecha electoral para el 28 de junio, y le dieron un cachetazo a la líder de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Coalición Cívica, Elisa Carrió, ya que afirmaron que se desafiliarán del partido fundado por Lilita . < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El senador Martínez consideró que el adelantamiento de los comicios es «lo razonable y lo lógico, no solamente para el Gobierno nacional sino también para el provincial» y rechazó que el cambio de fecha «sea inconstitucional, como dice la oposición». Asimismo, argumentó que la iniciativa es acorde con «buscar lo mejor para el pueblo de la Argentina y para el pueblo de Tierra del Fuego».

«Ante una crisis tan profunda y grave como la que se está viviendo, sin antecedentes en más de cien años, estar en una disputa tan mezquina entre el oficialismo y la oposición, sin tener en cuenta discusiones centrales para la gente como la falta de trabajo y la necesidad de mantener y mejorar el nivel de vida, no tiene sentido y es bastante destructivo», sostuvo.

Los representantes del ARI fueguino en la Cámara Alta marcaron su actitud crítica hacia el oficialismo como la oposición y recalcaron que vienen «acompañando los proyectos del Ejecutivo cuando creemos que son buenos y no acompañándolos cuando no los compartimos». Martínez fue muy duró con sus compañeros opositores: «Lejos de buscar alternativas, la oposición busca acrecentar la crisis para sacar ventaja, eso es lo que vemos a nivel nacional y provincial», dijo.

El legislador justificó que renuncia al expresar que tuvieron «diferencias muy severas» con su partido y recordó las expresadas «cuando se trató el tema de las AFJP, recibiendo incluso amenazas de que nos iban a intervenirle distrito». Entonces, consideró, el ARI fueguino no habría sido respetado por las autoridades nacionales del partido, teniendo en cuenta el crecimiento que tuvo y que lo llevó al Gobierno provincial.

La actitud de los senadores fueguinos es similar a la de la gobernadora Fabiana Ríos quien, tras asumir en el ejecutivo provincial, moderó sus críticas al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y se distanció de Lilita. Al ser consultada sobre su relación con Carrió, Ríos se excusó: «La gestión no me deja tiempo para hablar con ella», afirmó entonces, luego de una reunión en la Casa Rosada. La necesidad de fondos nacionales para palear la dificil situación provincia hizo que la ex ahijada política de Carrió y sus senadores hoy estén en un limbo, lejos de la Coalición Cívica y no alineados a ultranza con el kirchnerismo.