·

Camerano volvió a cargar contra el accionar policial

El secretario de Derechos Humanos de la Provincia manifestó su “preocupación por el accionar policial” en referencia a los incidentes ocurridos en la Legislatura el 28 de febrero pasado.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Con llamativo retraso, el secretario de Derechos Humanos de la Provincia se refirió ayer a los incidentes ocurridos en la Legislatura Provincial el pasado 28 de setiembre.

Adrián Camerano se pronunció a través de un comunicado de `prensa, en el que refleja su “preocupación por el accionar policial”, en referencia al enfrentamiento ocurrido entre efectivos uniformados y manifestantes identificados como gremialistas, que fueron reprimidos por la policía cuando pretendían ingresar al recinto de la Legislatura mientras se celebraba una sesión del Cuerpo legislativo.

En aquella ocasión uno de los gremialistas fue filmado por las cámaras del canal estatal en momentos en que esgrimía un arma blanca, situación que el ministro de Gobierno prometió denunciar ante la Justicia.

Reiterándose en su reproche al accionar policial el funcionario de Fabiana Ríos reafirma en la nota “la necesidad de establecer caminos de diálogo y tolerancia”.

El texto completo del comunicado, distribuido a través de la secretaría de Información Pública, es el siguiente:

“Ante los graves sucesos acaecidos el sábado 28 de febrero en la sesión preparatoria de la Legislatura Provincial, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Tierra del Fuego reafirma una vez más su oposición a toda forma de violencia y señala su preocupación por la actuación policial en dicha circunstancia, refirmando la necesidad de establecer caminos de diálogo y tolerancia que permitan avanzar en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. En estos tiempos de crisis e incertidumbre, donde en ocasiones las diferencias parecen insalvables, resulta necesario arribar a marcos de convivencia y respeto con los Derechos Humanos como eje, entendiendo a estos como “la ética de una democracia avanzada”.