·

Ginóbili sigue esperando y volvería a jugar a fin de mes

Manu finalizó la pasada temporada con una lesión ligamentaria en el tobillo izquierdo, que si bien se rehabilitó para jugar con la Selección en Beijing, terminó "explotando" en la semifinal olímpica contra Estados Unidos y lo envió al quirófano.

Emanuel Ginóbili siempre reconoció que ha tenido suerte de no sufrir lesiones serias en su carrera. Pero eso no quita que esta sea ya a las claras la temporada en la que más debió padecer con su cuerpo. Y todavía no se sabe cuándo volverá a jugar para San Antonio Spurs, si bien se espera que su vuelta se dé en algún momento de la segunda quincena de este mes.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Manu finalizó la pasada temporada con una lesión ligamentaria en el tobillo izquierdo, que si bien se rehabilitó para jugar con la Selección en Beijing, terminó «explotando» en la semifinal olímpica contra Estados Unidos y lo envió al quirófano.

La operación y la recuperación lo dejaron afuera de los primeros 13 partidos de la temporada de la NBA. Pero cuando comenzó a jugar se mostró en forma.

Justo el 2 de febrero, el día que le convirtió 32 puntos a Golden State, Ginóbili comenzó a experimentar dolor en su tobillo derecho. Lo curioso fue que con esa molestia logró su mejor rendimiento en la presente temporada, con partidos en los que fue decisivo. Tal es así que en los últimos siete encuentros que disputó, Manu promedió 22,4 puntos, 5,7 rebotes y 4,1 asistencias.

Cuando llegó el descanso por el Juego de las Estrellas, a Ginóbili lo sometieron a radiografías, una resonancia magnética y una tomografía computada. Un combo preciso para diagnosticar.

¿Cuál fue la conclusión? Una reacción de stress en el peroné distal derecho, justo en la cercanía del tobillo. Por suerte no es una fractura, lo que implicaría una rotura. Pero el hueso está debilitado por el uso constante y si no se lleva adelante el descanso necesario, todo puede conducir a una fractura.

Al comienzo se especuló con que Ginóbili estaría afuera «entre dos o tres semanas». Pero será más tiempo. Manu estuvo un tiempo con una bota y ahora hará trabajos sobre bicicleta.

Hasta que no le realicen una segunda resonancia magnética en su pierna derecha, no le darán el OK para practicar en una cancha. «Veremos de a poco cuán dolorido está, pero todavía no habrá basquet para él», reconoció Gregg Popovich, su entrenador en los Spurs. Y Manu todavía espera…