·

El INDEC admitió que hubo una recesión industrial del 4,6 por ciento

Por primera vez en seis años el organismo estatal difundió un dato negativo sobre la producción fabril. Está lejos de las estimaciones privadas, que calculan la caída en 11%. El sector automotor se derrumbó el 49,3%.

Todo parece indicar que el organismo estadístico, cuya credibilidad se diluyó desde la intervención del Gobierno en enero de 2007, admitirá una recesión.

Finalmente, el tsunami financiero parece haber llegado a las costas argentinas. Por primera vez, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC) reconoció que la producción industrial cayó en enero 4,6% con relación a igual mes del año pasado, impulsada por una fuerte descenso de 49,3% del sector automotor.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Según el organismo, los nuevos relevamientos corresponden a la serie desestacionalizada, que a su vez mostró una baja de 6,1 puntos con respecto a diciembre.

En la medición con estacionalidad se verificó una disminución de 4,4% en la comparación interanual y una baja de 13,2% con respecto a diciembre.

El episodio es inusual en la era K. Es la primera vez que el instituto releva una contracción en la actividad fabril en la comparación interanual, lo que refleja el fuerte impacto de la crisis financiera internacional.

En ese sentido, el INDEC admitió que varias empresas textiles suprimieron algunos turnos de trabajo y efectuaron adelanto de vacaciones en enero, y e indicó que «la producción de fibras sintéticas y artificiales resultó afectada por una parada total de planta en una de las empresas más relevantes del sector».

Por su parte, la producción de neumáticos tuvo bajas de 9,1% interanual y un 20,9% frente a diciembre.

En cuanto a las industrias metálicas básicas se detectó una fuerte caída de 21,7%, producto de un desplome de 29,3% en la fabricación de acero crudo, en tanto que la fabricación de aluminio primario se incrementó 10,4 por ciento.