·

Presidentes respaldan a técnicos con las horas contadas

Julio Comparada y Rodolfo Molina mantendrán a sus entrenadores hasta el clásico de Avellaneda. Pero tanto Miguel Santoro como Juan Manuel Llop tienen los días contados, más allá de lo que suceda el sábado en la cancha de Huracán.

La mala relación que existe entre los planteles de Independiente y Racing con sus respectivos entrenadores, más los malos resultados, es probable que provoquen las salidas de Santoro y Llop.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Más allá de esta situación, tanto Comparada como Molina respaldaron públicamente a sus entrenadores, algo que hacen porque el sábado se viene el clásico de Avellaneda, que se jugará en la cancha de Huracán porque Independiente recién tendría su estadio en condiciones entre 2010 y 2011.

Comparada, quien en su campaña electoral prometió que Independiente en este torneo Clausura sería local desde la primera fecha en su estadio y que llegarían refuerzos de jerarquía –sólo se contrató a Tuzzi, a quien echaron de River, y al paraguayo Gavilán-, fue el primero en respaldar públicamente a su técnico.

“La continuidad depende de Santoro, si ayer él no estaba bien, no significaba que nosotros no estuviéramos bien con él. Si pierde con Racing, él decidirá lo que va a hacer, pero nosotros lo respaldamos”, aseguró Comparada en declaraciones a radio La Red.

Sin embargo, pese a estos dichos, fuentes de la entidad de Avellaneda le aseguraron a Télam que ya hubo contactos con otros entrenadores, como Américo Rubén Gallego y Fernando Gamboa.

A los malos resultados que viene cosechando el “Rojo” hay que sumarle la relación entre Santoro y los jugadores de Independiente que, según afirman allegados al plantel, está rota desde hace tiempo y la mayoría de los futbolistas, como sucede en Racing, tomarían de buena manera el cambio de entrenador.

El clima en Independiente está muy complicado, por la crisis institucional, y encima ahora se sumó el tema de la aparición de barras bravas tanto en los entrenamientos como después del partido ante San Martín, este domingo en la ciudad de Tucumán.

Por eso, el plantel de Independiente tuvo que entrenarse esta mañana en el predio de Villa Domínico con custodia policial.

Por su parte, el presidente de Racing, Rodolfo Molina, también respaldó a Llop, pero sus dichos se desprende que la continuidad del técnico no está asegurada.

“Sabemos que la relación entre el técnico y los jugadores no es la mejor, pero tampoco creemos que sea algo imposible de revertir. Llegado el caso tomaremos una determinación”, le dijo Molina a Télam.

En el verano el presidente de Racing se reunió con los futbolistas, quienes le aseguraron que pondrían todo para salir adelante con el actual cuerpo técnico.

Sin embargo, la relación entre Llop y sus dirigidos, cuando parecía que empezaba a mejorar, empeoró y eso, sumado a que Racing hace siete partidos oficiales que no gana, provoca que todo indique la inminente salida del entrenador.

Pero Molina también le apuntó a los futbolistas, a quienes les pidió “un cambio de actitud” y prometió ir a hablar con ellos en el transcurso de esta semana.

“Se viene un clásico, que todos queremos ganar. Tienen una gran oportunidad por delante”, apuntó el presidente de Racing.

Siempre cuando se juegan clásicos se da la situación que uno llega mal y otro bien, pero en esta oportunidad tanto Independiente como Racing necesitan más que nunca una victoria, para poder salir de la crisis deportiva por la que están atravesando.

Fuente: Telam