·

Tartagal: preocupación por nuevas tormentas

Esta mañana se reanudaron las precipitaciones en la localidad que el lunes pasado fue arrasada por un aluvión; la tormenta genera temor por la precariedad de las viviendas en las que se refugia la gente

El intendente de Tartagal, Sergio Leavy, se mostró hoy preocupado porque volvió a llover sobre esa ciudad que fue arrasada por un aluvión en lunes y expresó su confianza en que el reinicio de las clases permita a los pobladores retomar su «vida normal». < ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En tanto, brigadas de bomberos de la policía salteña reiniciaron esta mañana las tareas de búsqueda de las dos mujeres desaparecidas durante el alud.

El kirchnerista Leavy, en tanto, confirmó que «hoy está lloviendo y esa es una mala noticia porque la gente se ha refugiado en sus casas y está en forma precaria».

«Nos están faltando muchas cosas, están llegando muchísimas pero hacen falta bastante mercadería», remarcó el jefe comunal.

El intendente agradeció «el apoyo de todos los argentinos» que enviaron donaciones a la zona afectada pero indicó que en los envíos voluntarios o de los gobiernos «siempre llegan las mismas cosas, se consiguen diez o quince camiones de ropa pero ropa hay, colchones ha llegado mucho».

«Hay cierto tipo de mercadería que se repite mucho y a nosotros nos faltan por ejemplo productos de limpieza para desinfectar las casas», explicó a radio Diez.

En ese marco, dijo que pidió al «Ministerio de Desarrollo Nacional que nos autoriece la compra de chapas, nylon, capa poncho para la lluvia, botines, pantalones, camisas de trabajo, barbijos, cascos, harina, aceite y arroz».

«Necesitamos carne para los comerdores porque la estamos comprando día a día y se demora a veces la entrega», remarcó.

Por otra parte, dijo que «las escuelas no están afectadas (por el aluvión), solo están ocupadas por la gente que esta evacuada».

«Queremos que se inicien las clases para retomar nuestra vida normal», destacó el intendente.

Asimismo, indicó que operarios locales trabajaban en la limpieza de cloacas porque «la arena se metió en las cloacas y ha obstruido el sistema».

Leavy admitió que «el temor (a posibles robos) está en todos lados, pero todos los sectores estan vigilados por la policia, armamos como barreras para que la gente entre o salga de un sector. Eso está controlado».

«A los argentinos solo tengo que agradecerles la solidaridad que han tenido, empresas grandes, las ong, la ayuda que estamos teniendo es impresionante y en nombre de todo el pueblo de Tartagal le agradezco a todos los argentinos, incluso que se hayan unido y hayan parado un paro», dijo en alusión a la decisión de las cuatro entidades del campo que no realizarán medidas de fuerza estos días para no complicar a Tartagal.