·

Mitsubishi abandona el Dakar por la crisis económica mundial

Mitsubishi anunció hoy que renuncia a la disputa del próximo Rally Dakar debido a la crisis económica mundial. Renuncia al Dakar y a otros rallies tras anunciarse que perderá 60.000 millones de yenes (unos 670 millones de dólares) en el año fiscal que termina en marzo.

«El súbito deterioro de la economía mundial hace necesario que la compañía maneje más ajustadamente sus recursos, lo que lleva al anuncio de hoy», dijo la automotriz japonesa en un comunicado.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Mitsubishi renuncia al Dakar y a otros rallies tras anunciarse que perderá 60.000 millones de yenes (unos 670 millones de dólares) en el año fiscal que termina en marzo. La marca alemana Volkswagen, uno de los grandes competidores de Misubishi, también lamenta el abandono del constructor japonés.

«Naturalmente que lamentamos la decisión de Mitsubishi de abandonar el mundo de los Rallys. Esperamos que el equipo encuentre una buena manera para poder seguir estando en la línea de salida», dijo el director deportivo de Volkswagen, Kris Nissen.

Un constructor de coches con éxito necesita «un programa automovilístico eficiente y próspero, y por supuesto necesita el compromiso del constructor», añadió.

Todavía no está claro si Volkswagen, a pesar de sus tres victorias este año, tomará la salida en la próxima edición del Rally Dakar. En las próximas semanas deberá tomar una decisión.

Los japoneses lograron 12 triunfos en sus 26 participaciones en el Dakar, incluyendo siete títulos consecutivos entre 2001 y 2007.

El Dakar de este año, celebrado en Argentina y Chile, fue conquistado por el sudafricano Giniel de Villiers y el copiloto alemán Dirk von Zitzewitz en un Volkswagen Touareg.

Los checos Miroslav Zapletal y Tomas Ourednicek fueron los mejores hombres de Mitsubishi, en el séptimo puesto.

Mitsubishi es la última automotriz japonesa en abandonar sus actividades en el automovilismo deportivo debido a la crisis. Honda ya lo había hecho en diciembre, retirándose de la Fórmula 1, en tanto que Subaru y Suzuki abandonaron el campeonato mundial de rally y Kawasaki ya no participa en el MotoGP del motociclismo.