·

Trágico incendio en el barrio Austral

Una mujer y dos de sus hijos murieron al incendiarse la casa en la que vivían, en la calle Yehuin. Su esposo y cuatro hijos sufrieron quemaduras.

(Río Grande, 29 de enero) – Una mujer y dos de sus hijos murieron esta madrugada en el incendio de su vivienda y otras tres casas vecinas en la ciudad de Río Grande, informaron fuentes de bomberos voluntarios.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El incendio comenzó alrededor de las 5:30 de hoy en una vivienda de la calle Yehuin, en el humilde sector denominado Margen Sur, en los suburbios de Río Grande.

Allí dormía la familia de Juan Pérez y Claudia Mansilla, con seis hijos, cuando repentinamente las llamas se extendieron por toda la vivienda.

Cristian Luque, oficial del cuartel central de bomberos voluntarios de Río Grande, dijo a Télam que los vecinos relataron que Pérez salió rápidamente con cuatro chicos, y llamaba a su esposa a los gritos pidiéndole que salga con los dos restantes.

Al llegar los bomberos al lugar atacaron las llamas directamente en la habitación del fondo, donde se presumía que estaban la mujer y los chicos, y al extinguir las llamas los encontraron en el piso abrazados entre dos camas, totalmente carbonizados.

Junto a Claudia Mansilla, de 35 años, estaba su hija Andrea de 15 y Nicolás de 3 años de edad.

Luque indicó que también sufrieron quemaduras y lesiones graves en los pulmones al inhalar aire caliente Mariana (de 17 años) y Lorena (de 14 años), y fueron internadas en terapia intensiva del hospital de Río Grande.

Además Sofía (de 11 años) y Matías (de 8) sufrieron heridas de menor gravedad y se encuentran en la sala de Pediatría del mismo nosocomio, en tanto el padre Juan Pérez permanece en observación.

El fuego alcanzó a quemar una vivienda contigua a la de la tragedia, donde reside una familia de parientes de la mujer fallecida, de vacaciones en Ushuaia, y también el techo de una casa pequeña y la pared de otra, ubicadas en el lugar, cuyos moradores evacuaron rápidamente la construcción.

El bombero indicó que no se conocen aún los motivos del incendio, ya que no eran reconocibles a priori debido a que las llamas destruyeron todo y el accionar de los rescatistas debió también revolver muebles, mampostería y escombros.

La mujer muerta era remisera, al igual que Pérez, quien apenas comenzó el incendio rompió el vidrio de un auto estacionado frente a la casa para correrlo, lastimándose la mano.

(Télam)