·

Recomendaciones para viajar: los riesgos de la “Cédula Azul”

La Cédula Azul es un documento importante cuando el grupo familiar viaja en su vehículo. Tenerla es imprescindible, en muchos casos, aunque representa un error extenderla a favor de terceros cuando se transfiere el rodado.

La portación de toda la documentación personal y del vehículo es esencial para viajar, según lo recuerdan permanentemente las autoridades migratorias y de tránsito.
Entre esos documentos, es fundamental la Tarjeta Verde del Automotor, tanto como su complementaria, la Cédula Azul, puesta en vigencia hace algunos años. La cédula Verde tiene validez por un año, excepto que la porte el titular del vehículo.
Los autorizados deben contar necesariamente con la Cédula Azul, que tampoco tiene vencimiento hasta que el autorizante decida revocarla.
En tal sentido, la titular del Registro Automotor Nro.2 de Río Grande, Susana Donatti, recomendó que la extensión de la Cédula Azul debe ser restringida a integrantes del grupo familiar, por cuanto la emisión a favor de terceros puede ser altamente riesgosa.
“Cuando entregan un vehículo en venta y va a salir de la provincia no está bien que le hagan la Cédula Azul” al nuevo titular, enfatizó Donatti.
Se ha adoptado la costumbre “para no hacer la autorización del escribano, le entregan la Cedula Azul a un tercero a quien quizás no van a ver nunca más”, advirtió, subrayando que “le da la potestad de circular por el país y países limítrofes llevándose el auto sin regularizar”.

Escuchar Audio