·

Menos accidentes viales en la primera quincena de 2009

El tránsito aumentó un 25 por ciento en las rutas tanto que la cantidad de choques fue de 48, el registro más bajo en las últimas cinco temporadas. Atribuyen la merma a los controles viales.

La empresa concesionaria de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Autovía 2, que une a la Capital Federal con los centros turísticos de la Costa Atlántica, informó que en la primera quincena de enero pasaron unos 390 mil autos -15 mil más que en el mismo período de 2008- y que se redujo la cantidad de accidentes.< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Según se supo el tránsito aumentó un 25 por ciento en tanto que la cantidad de choques fue de 48, el registro más bajo en las últimas cinco temporadas. Además las víctimas fatales fueron 10, dos menos que el año pasado, según consignaron fuentes policiales afectadas al Operativo Sol.

Parece que la radarización de las rutas y la restricción del tránsito pesado los días de recambio turístico rindieron sus frutos. «Entendemos que fortaleciendo las acciones de prevención, control y sanción lograremos reducir las muertes en las rutas. Somos optimistas de revertir la crisis por la inseguridad vial», dijo Felipe Rodríguez Laguens, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Ese organismo, junto con la Policía bonaerense y la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), montó este verano un fuerte dispositivo en las rutas a la Costa. «En términos generales hay un mayor respeto, o miedo, por parte de los conductores. Estuvimos en las rutas el fin de semana pasado y notamos más rigurosidad policial en los controles. Este es el camino a seguir, aunque estas acciones se deben incrementar en cantidad y calidad. Y empezar de una buena vez con la educación vial de la población», analizó el director del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), Eduardo Bertotti.

Para Ernesto Arriaga, de la Dirección Nacional de Vialidad, «el argentino levantó el pie del acelerador porque nota que existen más controles, pero el cambio debe ser cultural y llevará tiempo. Los números no representan un éxito, pero si las medidas continúan a largo plazo será factible reducir un 10% anual la cantidad de accidentes».