·

El petróleo bajó a un 30% de lo que valía hace 5 meses

El crudo cerró el año a 44 dólares, tras alcanzar los U$S145 hace sólo cinco meses. A principios de 2008 el valor por barril orillaba los 100 dólares.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

El precio del crudo –que había comenzado 2008 cerca de los 100 dólares- cayó a 44,60 el barril (más del 66%) al desatarse la crisis financiera en Estados Unidos luego de un año en el que había batido todos los récords. La tensión geopolítica disparada en los últimos días en Medio Oriente permitió revertir el descenso de su valor.

Tras comenzar el año por debajo de los 100 dólares y alcanzar una marca máxima de 145,29 en los primeros días de julio, el precio del petróleo cerró el 2008 en 44,60 dólares el barril, en un contexto en extremo volátil en el que la tensión geopolítica desatada en los últimos días en Oriente Medio permitió revertir una caída que podría haber sido peor.

De esta forma el precio promedio del crudo en 2008 fue de 88,88 dólares el barril WTI, alrededor de 12 dólares por debajo del valor vigente el primer día hábil de enero, aunque sensiblemente mayor que los 44,60 dólares del cierre del miércoles.

Desde el pico de 145,29 dólares del 3 de julio pasado, el petróleo marcó un retroceso de 69,3 por ciento en apenas seis meses, a causa de la crisis financiera internacional y el inicio de un proceso recesivo en las principales potencias del mundo.

El precio del petróleo llegó a caer hasta un mínimo anual de 33,87 dólares el 19 de diciembre pasado.

Tras el inicio del ataque israelí a la Franja de Gaza, el commoditie retomó la senda alcista ante el temor a una extensión de la tensión a la región y ante eventuales problemas en el abastecimiento.

Las proyecciones de las casas de corretajes y bancos de inversión ubican en torno de los 50 dólares el precio promedio del petróleo para el 2009. Esta cotización, inferior al promedio de 2008 pero superior al del cierre de año, sería el fruto de una fuerte reducción en el nivel de producción -ya anunciada por los países de la OPEP- para preservar el valor crudo, el principal sostén de sus economías.

El miércoles, tras ubicarse por debajo de los 37 dólares en el primer tramo de la jornada, el precio del petróleo pegó un fuerte salto de 7,66 dólares en Nueva York, hasta 44,60 dólares el barril.

Los analistas difieren en los motivos que impulsaron esta suba. Para algunos fue fruto de la leve mejora registrada en las reservas de petróleo en EEUU durante la última semana, mientras que para otros el principal detonador fueron las tensiones geopolíticas que persisten en Oriente Medio.

En Nueva York, los contratos pactados para febrero próximo en el mercado de futuros marcaron un avance de 5,57 dólares, 14,27 por ciento más que el cierre del martes. Por su parte, el petróleo tipo Brent para entrega en febrero subió 5,44 dólares, en 45,59 dólares el barril en el mercado de futuros de Londres (ICE), según las pantallas de la agencia de noticias Bloomberg.

El crudo revirtió la tendencia declinante luego de que el Departamento de Energía de los Estados Unidos reportara un alza menor de la esperada en las reservas de crudo y combustibles, en el marco de la caída de la demanda energética global.

El informe reveló que las reservas de crudo comercial subieron en 500 mil barriles hasta 318,7 millones, en la semana que concluyó el 26 de diciembre.

Asimismo, los inventarios de gasolina y combustible destilado, categoría que incluye el combustible para calefacción y el diesel, subieron por cuarta semana; mientras el consumo en las últimas cuatro semanas promedió los 19,9 millones de barriles diarios, 3,7 por ciento menos que el año anterior.

A partir de hoy debe comenzar a regir la decisión de los países de la OPEP y de Rusia, de reducir en 2,2 millones de barriles diarios su producción de crudo. El cartel deslizó incluso que podría recortar aún más el nivel de bombeo, si la caída no se detiene.