·

No habría cambios en la presidencia del Concejo

Las presiones del intendente Martín naufragaron después de 2 meses de conversaciones y Ariel Pagella no tiene los votos para sacarle la presidencia a Pipo Rodríguez. El único posible sucesor es Nato Ojeda.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La presidencia del Concejo Deliberante de Río Grande seguiría (por sexto año consecutivo) en manos de Juan Felipe Rodríguez cuando el 15 de febrero se renueven las autoridades del Cuerpo.

Hasta esta semana se seguía discutiendo la posibilidad de que el Intendente Martín pudiera imponer a su único concejal leal, Ariel Pagella, pero las conversaciones terminaron en rotundo fracaso.

Las presiones del Intendente y las reiteradas llamadas de su secretario de Gobierno a los concejales del Frente para < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Victoria naufragaron definitivamente esta semana y todo indica que Rodríguez seguirá ocupando el despacho mayor en el edificio del Concejo.

“No encontramos ningún motivo para votar por un cambio en la presidencia ni mucho menos para confiársela a nuestro par Ariel Pagella”, se sinceró el Justicialista Nato Ojeda quien, sin embargo, sería el único candidato que queda para suceder a Rodríguez en la presidencia.

Ojeda manifestó sus dificultades para asumir la responsabilidad en virtud de que le espera (en el segundo trimestre del 2009) una dura interna partidaria, aunque mantiene un nivel alto de conversación con el actual presidente respecto de la sucesión.

Por su parte Rodríguez no desechó la posibilidad de dejar la titularidad del cuerpo el próximo año, aunque manifestó que “no es decisión mía, sino de los concejales que deben votar a las autoridades con toda libertad, como siempre se hizo, y sin presiones de afuera”.

Conforme se encuentra el esquema actual de negociaciones, de no aceptar Ojeda la sucesión, Rodríguez conservaría la presidencia, El FpV ocuparía la vicepresidencia primera y el MPF la segunda, alternativa que el ARI buscará cambiar de todos modos.

Mientras tanto, en los despachos de calle Elcano, en reunión de gabinete se asumió hoy el fracaso de dos meses de presiones, a partir de la confesión de uno de los principales operadores, respecto de que “Ariel no hizo en todo el año ni un solo mérito para que lo voten presidente, se la pasó aislado en el despacho”.