·

Parún: “No se cómo pero vamos a seguir adelante”

El propietario del Aserradero Fueguino refirió la dramática situación vivida mientras el fuego devoraba completamente su establecimiento. Se propuso seguir adelante “como sea” y descargó graves acusaciones contra funcionarios de Medio Ambiente.

El mayor afectado por la acción del incendio desatado en la zona rural este fin de semana ha sido el establecimiento Aserradero Fueguino, cuyas instalaciones y bosque productivo fueron arrasados por las llamas, a pesar de la denodada labor de sus propietarios y trabajadores que combatieron el fuego incansablemente durante varias horas.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Su propietario, Ivo Parún, emprendió la lucha contra el fuego con su familia y, según denunció, hubo escasa colaboración de los responsables de la prevención. Víctima de las lesiones padecidas en su titánica labor, Parún permaneció dos días hospitalizado, en principio en terapia intensiva del Hospital Regional Río Grande debido a las lesiones que sufrió en el lugar de los hechos.

“Se quemó todo y lo más grave es que pudo haberse evitado porque el incendio el viernes no era grave y la inacción de los funcionarios complicó todo”, dijo Parún quien le apuntó directamente al ingeniero Néstor Urquía, director de Fiscalización y Manejo del Fuego, de quien dijo: “El Ingeniero Urquía dispuso el cese de actividades a la medianoche y cuando volvieron a la mañana estaba todo quemado”.