·

Destinan $13.200 millones para fomentar la producción

El gobierno nacional lanzó un "plan de contingencia" basado en préstamos del BICE y la subasta de créditos blandos para empresas Los tomadores deberán comprometerse a no reducir personal. Afectan $3.500 millones para estimular la compra de electrodomésticos.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner presentó hoy los lineamientos generales del «plan de contingencia» con el que el Gobierno pretende apuntalar la producción y el consumo. El paquete, que se instrumentará básicamente a través de distintas líneas de crédito, contempla una inyección de 13.200 millones de pesos.

En la residencia presidencial de Olivos y ante un auditorio en el que estaban su gabinete a pleno, varios gobernadores y dirigentes sindicales y empresarios de distintos sectores, Cristina admitió que se trata de «un plan absolutamente de contingencia» e insistió en responsabilizar absolutamente a la situación internacional: «De repente apareció el mundo y nos complicó la vida», expresó.

Según especificó, el plan contempla instrumentos para la prefinanciación de exportaciones que se instrumentarán a través del banco BICE y, más importante, una serie de colocaciones de créditos a través de subastas en el mercado que se entregarán a las empresas que ofrezcan la menor diferencia entre la tasa testigo que deberán pagar por ese dinero (del 11% anual) y la que le cobren a sus clientes. Para acceder a esos préstamos, que se harán a un año, las firmas deberán comprometerse a no reducir sus plantas de empleados.

«Para las grandes calificadoras y analistas era impensable lo que sucedió en el mundo desde septiembre. Pero sucedió y esto nos obliga a articular esfuerzos y políticas proactivas absolutamente contracíclicas con esta trama que no hemos producido los argentinos, pero que tal vez tengamos que sufrir una parte de esta tragedia originada en esos centros desde los que tan duramente se nos criticó durante estos cinco años y medio», insistió < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Presidenta.

«Vamos a incentivar la producción, la inversión, el empleo y el consumo destinando 13.200 millones de pesos bajo distintos instrumentos para apuntalar la oferta, a través el capital de trabajo, la prefinanciación de exportaciones y la mejora de la competitividad; y la demanda, los dos ejes que constituyeron la palanca de nuestro crecimiento, el mercado interno y el fuerte sesgo exportador», continuó.

El plan anunciado hoy incluye 3.500 millones de pesos que se destinarán directamente al consumo a través de créditos de hasta 5.000 pesos orientados principalmente a la compra de línea blanca (heladeras y lavarropas); 1.250 millones en prefinanciación de exportaciones y capital de trabajo para la industria y otros 1.700 millones con idéntico destino pero para el agro; 3.100 millones en créditos prendarios para el sector automotor; y 3.500 millones para las PYME.

El objetivo

El plan prevé volcar al sistema financiero -a través del BICE y los bancos privados y públicos- un total de 13.200 millones de pesos. Con el stock de 7500 millones de pesos en el sistema bancario que pertenecían a las AFJP, y que ahora maneja el Anses, el Gobierno buscará establecer una tasa testigo fija en un 11% y un plazo de un año para la devolución de los mismos a través de la licitación pública de los fondos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

Los sectores

Préstamos para el consumo: 3500 millones de pesos -hasta un máximo de 5000 pesos orientado a sectores de línea blanca-. Serán unos 700.000 créditos.

Para la industria: 1250 millones de pesos para prefinanciar exportaciones y capital de trabajo en el sector manufacturero, uno de los más golpeados por la crisis.

Para compra de autos: 3100 millones de pesos destinados a la compra a de automóviles en el marco del plan Cero Kilómetro -sólo podrán adquirir un auto los que nunca tuvieron uno-. Serán destinados 650 millones de pesos para utilitarios y camiones.

Para el agro: 1700 millones de pesos para prefinanciación de exportaciones y capital de trabajo en el sector agropecuario. Apuntarán a los pequeños productores orientados al mercado exterior.

Para las pymes: 3000 millones de pesos para la prefinanciación de exportaciones y capital de trabajo.

Requisitos:

Para adquirir lograr un crédito en cualquiera de los rubros, la empresa demandante no podrá despedir personal.

Para el Agro

Además del plan, la Presidenta anunció, una reducción de un 5% de las retenciones al trigo (de 28 puntos a 23) y del maíz (de los 25 puntos a los 20). Por otro lado, lanzó los programas Trigo Plus y Maíz Plus. Esto implica que por cada millón de toneladas producidas por arriba del promedio anual se bajará un punto en los derechos de exportación.