Publicado en

Una voz muy respetable

Hay un Ka que critica a los Ka. Columna sde opinión de Alfred Leuco para el programa «Qué te parece» de radio AM Del Plata. Por Radio Fueguina, lunes a viernes de 13 a 17 hs.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Hay un intelectual argentino muy respetado por su honestidad y su capacidad que vale la pena escuchar. Su apellido empieza con la letra Ka pero eso es simplemente una anécdota. Ya lo cité ayer y hoy quiero insistir porque escribió una nota notable llamada “La promesa incumplida”.

Se trata de Santiago Kovadloff. Es de ese tipo de argentinos que nos ayudan a pensar. A analizar en donde estamos parados como país y como sociedad. Kovadloff es filósofo, escritor y un referente clave en la defensa de todo tipo de libertades.

Tiene sus opiniones políticas que uno puede compartir o no como cualquier opinión. Como la suya, como la mía. Pero Kovadloff es un hombre del pensamiento que está muy lejos de los autoritarios y en consecuencia es muy crítico del matrimonio Kirchner. Kovadloff está lejos de los Kirchner. Pero no se ata a ningún dogma y se permite como corresponde analizar la realidad con toda libertad.

¿Que dijo Kovadloff? Que la presidenta representa un poder que no encarna, mientras que el ex presidente, encarna simultáneamente un poder que no representa. Este es el corazón de su crítica. Dice que Néstor Kirchner fue constituyente de la investidura presidencial que se había deteriorado tanto después del 2.001 pero que su actividad es destituyente de la investidura de su esposa. Dice que se han evaporado las promesas de una mujer independiente en el gobierno. Que han condenado a Cristina a una actividad irrelevante. Y que Kirchner en su mandato legítimo manipuló los tres poderes a su antojo y que ahora hace lo mismo en su mandato ilegítimo.

Dice Kovadloff que estamos ante un caso de fagocitosis matrimonial inverso al de los Macbeth. En la pareja de Shakespeare el era el aplicado ejecutor de los planes urdidos por ella. Pero en este caso, el es el que dictamina, ordena, sentencia y administra. Dice que observa un extraño deleite en la sumisión de su esposa pese a aquellas viejas críticas que Cristina le hizo a Chiche Duhalde por tener un único mérito: ser portadora de apellido.

Esa promesa incumplida, propone Kovadloff, envilece sus palabras y quiebra la credibilidad. Sus conceptos quieren decir lo que no dicen y dicen lo que no quieren decir. Cristina simula una autonomía de la que no goza. Es la subordinación a un hombre que sigue siendo devoto del espejo.

Para pensar en profundidad. ¿No le parece?

¿En definitiva, Kovaldoff alerta sobre la gravedad institucional que implica que quien fue elegida para ser presidenta no gobierne y que gobierne quien fue elegido para ser presidente del Partido Justicialista.

Una voz muy respetable que deberían escuchar aun los que nunca escuchan a nadie y solo se escuchan a si mismos.

Por Alfredo Leuco

www.alfredoleuco.com.ar

Escuchar Audio