·

El negocio de ocuparse de los pobres

¿Por qué razón de repente y después de 16 años, el Intendente sale a mostrarse profundamente preocupado por la compra de tierras? ¿Qué hay detrás de la pelea por los loteos de la margen Sur en Río Grande?



Según la gacetilla oficial el Intendente Martin pidió a los usurpadores de terrenos en la margen Sur “paciencia, como la tuvimos todos los que llegamos a ésta ciudad y debimos esperar para poder tener un lugar propio, respetando siempre lo que dicta la ley”.



Lo dice un funcionario que cuando llegó a la Isla no necesitó hacer trámites, más que una nota al presidente del IPV, para tener su vivienda otorgada por el Estado. Veinte años después, se desconoce el número exacto de propiedades que están a su nombre, las que pudo obtener sin haber trabajado jamás en el ámbito privado, y ocupando puestos de funcionario durante casi la totalidad de ese período.



Difícil es entonces para él, desde esa cómoda situación, entender la problemática social, las urgencias, las carencias, el sufrimiento, los derechos de los humildes. Lógico, entonces, es comprender porqué, en dieciséis años de gozar del ejercicio del poder en el ámbito municipal, ese funcionario no ordenó una sola acción en pro de solucionar la problemática habitacional que hoy se ha convertido en un drama para todos.



Por eso resulta tan extraño que de pronto al Intendente y a toda su corte de funcionarios y acólitos les haya surgido tan tremenda urgencia por disponer de los medios para comprar tierras “para los sin techo” en un momento preciso y en un lugar que se supone ya determinado.



¿Qué hace que un intendente que jamás se intereso por los sin techo, que hace 3 años les negaba el agua potable, hoy se muestre tan apremiado por la compra de terrenos para paliar una crisis habitacional que nunca le preocupó?



¿Qué ha motivado que la vergonzosa pelea en el Concejo Deliberante alcanzara ribetes de escándalo, que los concejales oficialistas y los de la oposición llegaran al insulto para dirimir por qué vía se va a disponer la compra de terrenos?



¿Qué razones se movieron para que un poderoso abogado amigo del Intendente estuviera llamando por teléfono hasta el último minuto previo a la sesión a los concejales para hablar de la ordenanza sobre compra de tierras?



Demasiados interrogantes, demasiado nervio, demasiadas presiones y un interés inusitado por parte del Intendente y sus acólitos como para no preguntarnos cuál es el motivo de fondo.



La compra de terrenos, se haga como se haga, insumirá un gasto de muchos millones, que harán que alguien se vea beneficiado con un gran negocio. Claro que entre negocio y negociado la distancia parece más corta cuanto más interés repentino muestran algunos y cuanto más nerviosos se muestran los otros.



Es increíble, pero en el antro de corrupción en que se ha convertido este mundo, parece que la pobreza también puede ser una enorme fuente de negocios.