·

Increíble: El Municipio ya rompió la rotonda de calle Pacheco

Sin anunciarlo, a pesar de los inconvenientes que provoca al tránsito, la secretaría de Obras Públicas inició tareas de reconstrucción de la conflictiva rotonda ubicada en el cruce de Pacheco y avenida Perón.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La rotonda ubicada en el cruce de calle Pacheco y ampliación de Avenida Perón ya ha sido parcialmente destruida por el propio Municipio a pocos meses de su construcción.

Desde este lunes, una cuadrilla de obreros municipales se encuentra trabajando en el lugar donde se realizan tareas de modificación de la calzada que bordea la defectuosa rotonda.

Desde el mismo día de su emplazamiento, la obra fue fuertemente criticada por los evidentes errores de diseño y las dimensiones reducidas de la calle, que obstruyen el paso de camiones por el lugar. De hecho, la circulación de vehículos de gran porte resulta casi imposible, por lo que los camioneros han decidido cortar lisa y llanamente por encima de la rotonda.

Ahora, la secretaría de Obras Públicas terminó por asumir el error y decidió romper la calzada para corregir la traza. Las labores complican el tránsito de los numerosos vehículos que ingresan y vuelven de la margen sur, por lo que un grupo de inspectores controlan la situación.

A pesar de la importancia de la obra, y las complicaciones que ha generado, el Municipio no emitió aviso alguno al respecto. Un funcionario consultado explicó que “esperamos terminar rápido, no es que esté mal hecho sino que estamos respondiendo a algunas sugerencias de los camioneros”.

Lo cierto es que desde su misma construcción la rotonda ha generado infinidad de críticas y hasta el interrogante de cómo se puede construir una obra de importancia sin el más mínimo recaudo técnico.

Ante la flagrante situación, son muchas las preguntas que caben: ¿Qué funcionario se hace cargo del enorme gasto que significa rehacer una obra a pocos meses de ejecutada? ¿Hasta cuándo el Municipio seguirá despreciando la necesidad de trabajar con planos y técnicos idóneos cuando se lleva adelante una obra? ¿Quién dará las explicaciones del caso a los vecinos que pagan con sus impuestos esta suma de carísimos fallidos?

No es la primera vez que una rotonda se hace dos o tres veces. Muy por el contrario, casi todas las que se ubican en la ciudad han sido corregidas después de ejecutadas, sin llegar nunca a un resultado satisfactorio.

Olvida el Intendente que con estas fallas de diseño y de construcción se está jugando con vidas humanas. También la prolongación de Perón es una obra maestra del terror donde ya se han producido más de diez vuelcos.

La pregunta final es: ¿Hasta cuándo?