·

El ARI comparó a Pagella y Blanco con Videla y Massera

En el marco de la discusión por las escuchas ilegales loa acusan de “repudiar las escuchas ilegales y al mismo tiempo pedir explicaciones a los damnificados”. Lo asimilan a "repudiar la tortura como método y luego pedir explicaciones al torturado acerca de la confesión”.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Un duro documento emitió hoy la mesa directiva del oficialismo provincial, en respuesta a declaraciones políticas efectuadas por el secretario de Gobierno del Municipio de Río Grande Pablo Blanco y del concejal radical Ariel Pagella.

Ambos habían reclamado a la gobernadora Fabiana Ríos que brinde explicaciones acerca de dichos que le son atribuidos, extraídos de una conversación telefónica captada ilegalmente y difundida a través de un medio clandestino alojado en Internet.

Los firmantes, integrantes de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Mesa Local Río Grande y de la Mesa Provincial del ARI, equipararon la actitud de ambos funcionarios radicales con dos personajes siniestros de la última dictadura militar, afirmando que la actitud de Blanco y Pagella es “la misma práctica de (Eduardo) Massera y (Rafael) Videla”.

En el documento se recuerda, además, que “Hace sólo unos días todos festejábamos los 25 años de democracia… y la UCR reivindicaba la figura del Dr. Raúl Alfonsín como uno de los dirigentes que más tuvo que ver en esta conquista”. “Curiosamente, hoy dos afiliados de ese partido justifican una práctica extorsiva”, lamentan, extendiendo la acusación.

El siguiente es el texto completo del mensaje, difundido esta tarde:

Los abajo firmantes, autoridades del partido Afirmación para una República Igualitaria (ARI), repudiamos enérgicamente la reciente publicación de escuchas telefónicas ilegales y clandestinas, metodología propia de estados totalitarios y dictatoriales. Pero más que remarcar esta obviedad, que no admite mayores discusiones, expresamos nuestra profunda preocupación por las declaraciones del Sr. Ariel Pagella y el Sr. Pablo Blanco, quienes no perdieron el tiempo en montarse en esta situación para intentar desacreditar a un Gobierno cuya manera de hacer las cosas no entienden, acostumbrados a la vieja política y sus privilegios. En realidad lo que han hecho es poner al descubierto una vez más su pensamiento marcadamente autoritario, y su incapacidad para reflexionar acerca de una situación que nos involucra a todos.

Hoy, alguien que está en las sombras está violando la intimidad de todos los fueguinos, se está metiendo en nuestras casas, está escuchando nuestras conversaciones, está leyendo nuestras cartas. Y lo hace por dinero. Nos preguntamos quién lo está pagando. ¿No tendrán algo que ver estos dos pseudo-dirigentes que de Radicales no tienen nada? ¿No será que están visualizando el fin de una manera de Gobernar que los tenía como principales beneficiarios, e intentan resistir al cambio sin importar los métodos ni las consecuencias? Hace sólo unos días todos festejábamos los 25 años de democracia que tanto nos costó conseguir, y la UCR reivindicaba la figura del Dr. Raúl Alfonsín como uno de los dirigentes que más tuvo que ver en esta conquista. Curiosamente, hoy dos afiliados de ese partido justifican una práctica extorsiva como la violación de la intimidad y la privacidad que es quizá una de las más deleznables, y cuestionan y preguntan acerca de conversaciones grabadas desde la clandestinidad. Porque seamos claros: repudiar las escuchas ilegales y al mismo tiempo pedir explicaciones a los damnificados acerca de esas grabaciones es lo mismo que repudiar la tortura como método para averiguar cosas, y luego pedir explicaciones al torturado acerca de su confesión. Ésta no es ni más ni menos que la misma práctica de Massera y Videla que justificaban lo que llamaban posibles excesos del Estado (Estado dictatorial y totalitario, dicho sea de paso) en beneficio del pueblo argentino. La historia nos demostró que ese modo de pensar nos llevó al período más negro de la vida de nuestro país.

Que nadie se confunda. La violación del derecho a la privacidad como herramienta para publicar conversaciones personales de funcionarios pronto se convierte en metodología para controlar y extorsionar a cualquier ciudadano que piense distinto. Esta es la semilla que termina germinando en los peores exponentes de una sociedad, y que termina engendrando violencia, pobreza, esclavitud y tristeza.

Sres. Pagella y Blanco: ustedes han demostrado largamente su inclinación a una sociedad represiva, controlada, vigilada y castigada. Claro que ese castigo es siempre para los demás, ustedes sólo señalan con el dedo desde un escalón más arriba. Les recordamos que esa manera de pensar ya no tiene lugar en nuestra comunidad. Los fueguinos no estamos dispuestos a renunciar a nuestra libertad, y vamos a defender nuestro derecho a hablar en privado sin que ustedes nos pidan explicaciones, nuestro derecho a escribir una carta o un mail sin que ustedes lo lean, nuestro derecho a ser respetados como personas sin que ustedes intenten manipular nuestro destino.

Mesa Local ARI Río Grande: Daniel Martinengo, Claudia Asin, Estela Molina, Jorge Orona, Gabriela Ameri, Carlos Roca

Mesa Provincial ARI: Ignacio Costa, Marcelo Aguirre, Javier Méndez