·

Un mes sin Sofía, sin pistas ni detenidos

A pesar del inédito operativo policial, judicial y social encarado en la provincia, la desaparición de Sofía Yasmín Herrera sigue siendo un misterio sin visos de solución. El abogado de la familia pidió cinco detenciones pero su argumentación adolece de graves errores e inexactitudes.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La desaparición de la pequeña Sofía Yasmín Herrera de un camping de Tierra del Fuego cumple hoy un mes, sin que la investigación haya logrado pista alguna de su paradero ni sospechas firmes sobre persona alguna, informaron fuentes judiciales.

Había expectativas sobre el pedido del abogado de los padres de Sofía –Guillermo Gowland- para que detenga a cinco personas, entre quienes según el letrado está el sospechoso del rapto de la pequeña y cuatro encubridores.

Sin embargo el juez Eduardo López no se pronunció hoy al respecto y según fuentes de la investigación prepara un minucioso informe para desestimar el pedido, por tratarse de una hipótesis muy trabajada por él y los fiscales, y además porque la fundamentación de Gowland adolece de gruesos errores.

Incluso el propio padre de Sofía Fabián Herrera dijo hoy a Télam que los familiares no creen que entre esas personas esté el sospechoso de un posible rapto ni que tengan información sobre la causa.

“Estamos con las manos vacías. Se cumple un mes de la desaparición de mi chiquita y estamos igual que al principio” expresó angustiado.

Gowland se había basado en el testimonio brindado en tribunales por un chico de seis años, quien dos días después del hecho dijo haber visto cómo un hombre vestido de negro con un perro boxer subía a Sofía a un auto.

Incluso en base a ese testimonio se elaboró un identikit, que según Gowland “presta similitud con el sospechoso en un 65 por ciento”.

Sin embargo el juez López confió a sus colaboradores que esa hipótesis “fue trabajada exhaustivamente por el juzgado con tres fiscales” y relativizó las expresiones de Gowland.

“No hay novedades, lamentablemente”, expresó hoy a Télam Luis Alberto Amarfil, el único vocero oficial de la causa en la que López impuso un estricto secreto de sumario.

Sofía desapareció de la vista de sus padres el domingo 28 de septiembre, mientras ellos con un matrimonio amigo buscaban un sitio para instalarse en el camping John Goodall, sobre la ruta nacional 3 entre Río Grande y Ushuaia.

María Elena Delgado –embarazada de seis meses- y Fabián Herrera comenzaron una desesperada búsqueda de su hija con la ayuda de la pareja amiga, y uno de ellos viajó hasta Tolhuin para dar aviso a la policía.

En cuestión de horas se puso en marcha un gigantesco operativo de búsqueda que en principio incluyó hasta personal y aviones de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Armada, además de policías de la provincia y federales, Gendarmería y Prefectura.

El operativo fue incrementándose aún más en los días sucesivos e incluyó minuciosos rastrillajes y allanamientos por toda la provincia, sin resultados firmes.

La causa recayó en el Juzgado de Instrucción de Río Grande que comanda el magistrado Eduardo López, que reunió una cantidad exorbitante de elementos, que son analizados en detalle desde hace diez días sin que tampoco esa tarea haya propiciado alguna de las hipótesis en danza.

Esta noche se realizará una nueva manifestación en Río Grande con un cacerolazo para exigir la aparición de Sofía al cumplirse el primer aniversario de su desaparición.

El clamor más grande en ese sentido se produjo el martes 30 de septiembre, cuando cerca de tres mil personas manifestaron su conmoción en Río Grande.

Desde entonces todos los días se produce una movilización, aunque en la última semana las marchas apenas convocan a una veintena de personas.

(Télam)