·

Los padres de Sofía Herrera se presentaron como querellantes

Fabián Herrera y Elena Delgado pidieron ser admitidos como querellantes en la causa judicial por la desaparición de su hija Sofía. Están siendo asistidos por el abogado de Ushuaia Guillermo Gowland.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

A 24 días de la desaparición de Sofía Herrera, sus padres se presentaron hoy en el Juzgado de Instrucción Nro. 1 de Río Grande para pedir ser tenidos como parte querellante en la causa.

Fabián Herrera y su esposa María Elena Delgado habían anunciado esta decisión después de la reunión de la mujer con el ministro de Justicia de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Nación, Aníbal Fernández, quien comprometió asesoría jurídica para la pareja en el marco de la causa judicial en marcha por la desaparición de su hija.

Esta mañana la pareja se presentó en el edificio de Tribunales de Río Grande para efectuar la petición, acompañados por quien ha sido designado su patrocinante, el abogado de Ushuaia Guillermo Gowland, quien ostenta el cargo de Defensor de Niños y Adolescentes en la capital de la provincia.

Según lo adelantado por el Prosecretario del Juzgado días atrás, los Herrera serían admitidos por el Juez como querellantes, lo que les permitiría tener –a través de su abogado- acceso a algunos detalles de la causa judicial, sobre la cual pesa aun un estricto secreto de sumario.

Más pericias

En tanto, y siempre en el marco de la intensa tarea investigativa que lleva adelante el Juzgado de Instrucción, se pudo saber hoy que se efectuó una toma de muestras a los padres de Sofía, con objeto de someter el material a una determinación de ADN. Según explicaron fuentes judiciales, la práctica tiene por objeto “conformar un patrón genético indubitable” del grupo familiar.

Esta práctica es habitual en casos de desaparición de personas, cuando se supone que puede producirse un cambio supresión de identidad. Para mayor resguardo, también se habrían guardado muestras orgánicas de Sofía Herrera, obtenidas en su habitación.