·

El fracaso de la Terminal ya es un hecho

El concesionario de la Terminal de Ómnibus de Río Grande expresó ante los concejales sus dificultades “para la continuidad del proyecto”. Amenazó con renunciar a la concesión y denunció la falta de respuestas del Ejecutivo municipal.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En el marco de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Comisión de Legislación e Interpretación del Concejo de Río Grande, los ediles recibieron al concesionario de la Terminal de Ómnibus de Río Grande, luego de que el empresario hubiera ingresado (el pasado 2 del corriente) una nota planteando la dificultad de seguir invirtiendo en la Terminal y “ante la falta de ordenamiento del transporte público de pasajeros de media y larga distancia”, anunciaba su decisión de declinar la concesión.

En la nota ingresada por el Sergio García al Concejo Deliberante se remarca que desde el Municipio “no he recibido respuestas a mis pedidos formales” respecto del incumplimiento del artículo 3 inciso B de la Ordenanza 1812/03 entendiendo que “la falta de definición condiciona la posibilidad de seguir o no con el proyecto que en la actualidad genera más de 30 puestos de trabajo directos”. El empresario afirma que su situación financiera es “crítica” luego de cumplir con “todos los compromisos tomados en las Ordenanzas y en las Resoluciones” a pesar de que hasta la fecha “no he recibido importe alguno ni tampoco estricto cumplimiento del artículo 4 de la Ordenanza 1812/03 dónde se prohíben el asenso y descenso de pasajeros en la vía pública”.

Denuncia al respecto que las empresas de media distancia continúan teniendo su centro de operaciones en oficinas propias, por lo que “no abonan su canon de uso y lleva sus pasajeros a otras instalaciones”.

García sostiene, además, que “es difícil comprender los reales motivos” de esta situación “salvo que exista una asociación de voluntades que se oponen a brindar servicios al turismo y a la comunidad” señalando que “esto desmoraliza y frustra cualquier tipo de inversión” y finalmente a modo de resignación remarca “he dedicado 6 años de trabajo y hoy ya no puedo ni pagar los impuestos”.

Buscan respuestas

La presidenta de la Comisión, Marisa Montero, luego de la reunión recordó que “existe una Ordenanza y existe un convenio entre el empresario y el Municipio desde el 2007, y hay una reglamentación de la Terminal de Ómnibus” pero “hay una ausencia del Ejecutivo Municipal que siempre le ha dicho a esta persona que debía solucionar estos temas en el Concejo Deliberante”.

Sin embargo Montero recordó que en la referida Ordenanza se establece que “el Municipio deberá mediar en cuestiones relativas a inconvenientes que surgieran por la aplicación de la tasa de la Terminal de ómnibus” por lo cual aseguró que “el Municipio no ha mediado ni ha controlado a las empresas que siguen prestando el servicio en sus respectivos locales”.

Tras lo cual consideró que la situación “amerita una reunión de manera inmediata con el Director de Inspección General para ver cual va a ser el criterio y para darle algún tipo de respuesta a este empresario” tras lo cual sugirió la necesidad de “tratar de tener una Terminal de Ómnibus como merece la ciudad porque si esta persona renuncia a la concesión, vamos a tener que buscar otro lugar y llamar a licitación siendo que hoy contamos con este servicio”.

Tras lo cual advirtió que el concesionario “podría demandar a la Municipalidad por incumplimiento del convenio”.

Finalmente opinó que “el Municipio debería hacer un test de orientación vocacional porque parece que no sabe a dónde va y en estos seis años que lleva el proceso de la Terminal no ha demostrado tener colaboración de servicio o vocación para que exista un servicio eficiente”.

(Prensa Concejo Deliberante)