·

Rige el sistema de retiro voluntario

El gobierno provincial estableció una “medida razonable” para reducir el gasto público. Decretó el régimen de Retiro Voluntario y Licencia Extraordinaria. Empleados percibirán por 2 años el 70% del sueldo y por 1 año el 30%, respectivamente.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

La gobernadora Fabiana Ríos firmó el decreto que permite al personal de la administración central acogerse al régimen de retiro voluntario y licencia extraordinaria.

La determinación surge como una “medida razonable” de reducción del gasto público a partir de la “grave crisis financiera que atraviesa Tierra del Fuego”.

La propuesta comprende un régimen conjunto de retiro voluntario y licencia Extraordinaria “por motivos de descanso, culturales, educativos y/o deportivos”.

La normativa establece que podrán acogerse al régimen todos los agentes que tengan una antigüedad mínima de un año y que presenten la solicitud de adhesión al sistema antes del 30 de diciembre de 2008.

Los agentes que cuenten con la aprobación de adhesión al régimen recibirán durante 2 años una compensación equivalente al 70% de la remuneración base “normal, mensual y habitual que el agente gozara por todo concepto, excepto las asignaciones familiares”.

El decreto 2048/08 impide que se cubran las vacantes que se produzcan a raíz de la implementación de la normativa “quedando automáticamente suprimidos de la planta, tanto los cargos como los agentes a quienes se les hubiera aceptado su acogimiento” al sistema.

No podrán acogerse al sistema los empleados que se encuentren bajo sustanciación de sumarios administrativos.

Licencia extraordinaria

El Gobierno también decretó una licencia extraordinaria “por motivo de descanso, dedicación a actividades de interés cultural, educativas y/o de interés deportivo o recreativo”.

A esta licencia podrán acogerse los agentes que cuenten con una antigüedad mínima de 1 año.

Los empleados que se adhieran a la licencia recibirán por el término de 1 año una compensación equivalente al 30% de la remuneración, con un tope de hasta $1000. Durante ese lapso se mantendrá el beneficio de la obra social, pero el tiempo no correrá para el cómputo de la antigüedad.