·

Según Perfil, Ríos «se siente desbordada»

Desbordada por la crisis económica que vive su provincia, afirma que todos los días es "un parto". Para ella, Presidencia no comprende sus problemas.

Con 14 kilos menos de cuando asumió, sin su vicegobernador, Carlos Bassanetti, que renunció el 16 de Julio, y acuciada por los problemas económicos y gremiales que soporta su provincia, la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, aseguró que dirigir su provincia es «un verdadero parto, pero todos los días» y denunció que «para el Gobierno no existimos».< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

En una entrevista con el diario < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />La Nación, la primera mujer electa como gobernadora en el país, afirmó que «hay muchas cosas que ya se van a empezar a notar». Ríos prefiere no volcar críticas contundentes a la administración de Cristina Fernández, sólo desliza que «no comprenden la gravedad de la situación de la provincia».

Desde que asumió, Ríos se encontró con varios problemas serios: las arcas del Estado habían sido quebradas, literalmente, por la anterior gestión de Hugo Cóccaro, sucesor del destituido Jorge Colazo (hoy senador kirchnerista), quien de un día para otro pasó todos los planes sociales a planta permanente en una política denominada megapase que inundo la administración pública de empleados. La presión de los sindicatos y gremios por conseguir subas de sueldo, debido a la creciente inflación, y un profundo conflicto docente, en el que se tomaron escuelas y hasta el ministerio de Educación, terminan de ilustrar el complejo paisaje político que hoy vive el fin del mundo.

El diálogo con la Casa Rosada, aunque Ríos se encarge de morigerar la situación, es malo. Hace algunos meses atrás, el propio Néstor Kirchner bramó en Olivos porque Cristina se mostraba demasiado amistosa con la fueguina. Sin embargo, a pesar de ese primer acercamiento, hoy Tierra del Fuego es una de las provincia que, como Corrientes, está desterrada del país K. Ríos no cree que haya una penalización a las provincia no kirchnerista, no obstante la asfixia financiera que padece su gobierno no reciben el oxígeno que sólo Nación puede dar. «Esperaba más comprensión de la situación general», afirmó ella.