·

El Matadero Municipal, cuestionado por Medio Ambiente

La secretaría de Desarrollo Sustentable solicitará el traslado del establecimiento, según se informó. La inspección efectuada a pedido de los vecinos confirmó el grado de contaminación que provoca.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Tras denuncias efectuadas por vecinos de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Margen Sur de Río Grande a raíz de los malos olores generados por los desechos del matadero municipal, autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente presentaron este lunes un informe de inspección y anunciaron que propondrán al municipio la mudanza del establecimiento.

El secretario de Desarrollo Sustentable y Ambiente, Nicolás Lucas, evaluó que “el tipo de contaminación que encontramos tiene que ver con la calidad de vida de la gente, afectada por los malos olores, los gases, la proliferación de ratas y perros que son cosas que siempre están en un matadero». Advirtió que hay “un nivel de imprevisión muy grande” por parte de los funcionarios municipales responsables.

Lucas señaló que “hemos constatado que hay algunos procedimientos que se cumplen y otros que no” al momento de evacuar los desechos, detallando que “el tratamiento de las vísceras y residuos se realiza correctamente, pero hay que encontrar la forma de tratar los líquidos de lavado que van al sistema cloacal y generan mal olor”.

El funcionario aclaró sin embargo que “en general no encontramos una situación de contaminación desbordada, sino más bien controlada”, pero hizo hincapié en la necesidad de “mudar los barrios o el Matadero”.

“Obviamente que consideramos que lo más razonable es que se mude el Matadero porque ya son 94 las familias que ya están instaladas y hay más loteos” subrayó Lucas, entendiendo que este problema es producto de “un nivel de imprevisión muy grande en quienes deben ordenar el desarrollo de la ciudad, porque se privilegió el negocio inmobiliario antes que la política ambiental de ordenamiento y de salud de la comunidad”.

El Secretario de Desarrollo Sustentable y Ambiente dijo que “el tipo de contaminación que encontramos tiene que ver con la calidad de vida de la gente, afectada por los malos olores, los gases, la proliferación de ratas y perros que son cosas que siempre están en un matadero», y apuntó que «un matadero necesariamente va a largar mal olor, y por esta razón se establece que deben ser ubicados a una distancia prudencial de cualquier zona habitada».

El funcionario expresó la necesidad “urgente” de adquirir una planta de pre tratamiento primario y secundario para líquidos, y expresó que “se pueden hacer algunas adecuaciones de las situaciones existentes para mejorar algunos funcionamientos, pero sobre todo hay que proceder a la reubicación; tanto por disposición legal como por una cuestión de contaminación y de derecho de la gente a vivir en un ambiente saludable”.

“Nuestra propuesta es que la Municipalidad elabore un plan de reubicación del Matadero, con plazos, costos y responsabilidades para que podamos solucionar este problema lo antes posible» enfatizó. «Es una cuestión de voluntad política de buscar la solución, entendemos que debe haber un matadero en Río Grande y que su instalación insume recursos, tiempo, y para esto es importante que exista un plan al respecto».