·

Los fondos negros de la campaña de Cristina

El origen de los fondos que financiaron la campaña de Cristina Fernandez de Kirchner. Columna de opinión de Alfredo Leuco para el programa “Qué te parece” de radio AM Del Plata. Por Radio Fueguina, lunes a viernes de 14 a 18 horas

A esta altura hay que investigar con mucha rigurosidad la financiación de la campaña electoral de Cristina Fernández. Lo tiene que hacer la justicia y lo tiene que hacer el Congreso de la Nación mediante una comisión bicameral especial. Ya hay evidencias muy claras, semiplena prueba diría… de que se han utilizado fondos negros de la corrupción y hay tres líneas de investigación muy claras. Primero, la pista venezolana y los 800 mil de Antonini. Segundo, los narco cotizantes que como Sebastián Forza aportaron sus cheques. Y en tercer termino la red de empresas de la industria de la salud vinculadas a las obras sociales sindicales.

Donde aprieto sale pus, dijo Néstor Kirchner cuando asumió hablando de corrupciones anteriores. Hoy todo indica que también sale pus de los informes que el Frente Para la Victoria presentó para justificar sus ingresos y sus gastos. Se impone transparentar todo. Ir a fondo y que la justicia o el Parlamento apliquen los castigos que correspondan. El juicio de Miami se está convirtiendo en una bomba de fragmentación para la credibilidad de los Kirchner y sus recaudadores. El fiscal Tom Mulvihill ratificó que tiene pruebas contundentes y cintas grabadas por el FBI que certifican que los 800 mil verdes bolivarianos de la valija negra venían de la empresa petrolera estatal de Hugo Chávez y que iban a parar a la campaña de Cristina. No se lo dijo en un bar a un par de periodistas. Lo dijo en su alegato durante la primera audiencia. Eso solo ya es gravísimo. Porque Antonini no vino solo en un vuelo privado ni entró clandestino en una canoa por el puerto de Buenos Aires. Pisó suelo argentino en un avión fletado Ezequiel Espinosa como presidente de una empresa argentina como Enarsa y entre el pasaje estaba Claudio Uberti a quien todos sindican como el encargado de negocios paralelos con Venezuela. Uberti era un soldado de Julio de Vido y de Kirchner. Se reportaba directamente a ellos tal como ocurrió ese día en que la aduana le dio semejante disgusto al kirchnerismo. Uberti llamo varias veces y fue a la quinta de Olivos. Antonini mintió respecto del contenido de la valija.

Se quiso disimular todo como una infracción aduanera hasta que el periodismo lo destapó. La justicia argentina dejó ir a Antonini sin preguntarle nada. Antonini estuvo en la Casa Rosada durante la recepción oficial que los Kirchner le hicieron a Hugo Chávez apenas dos días después del descubrimiento de la valija de Pandora y Antonini. La justicia argentina hasta ahora fue impotente para llamar a declarar a los venezolanos, tanto a Antonini como a los Uzcátegui padre e hijo, hombres fuertes de la petrolera que puso el dinero.

Como si esto fuera poco, desde Miami se vienen sumando evidencias. Dicen que Antonini le pidió a Venezuela dos millones de dólares para ocultar el origen y el destino de esos 800 mil dólares. Dicen que incluso le escribió una carta a Hugo Chávez. Uno de los testigos asegura que hubo negociaciones sobre este tema entre los gobiernos de Argentina y Venezuela y que están involucrados los servicios de inteligencia. Y que Chávez estaba tan enojado que le sacó el tema al presidente de la petrolera venezolana y le ordenó que lo resolviera al jefe máximo de inteligencia del régimen, el general Henry Silva Rangel.

¿Volverá la tormenta que se desató entre Cristina que recién asumía y el gobierno de los Estados Unidos? ¿Se acuerdan lo que dijo Cristina? No me voy a dejar presionar por esta operación basura. Otra vez la tormenta viene de Miami derechito a la Casa Rosada. Mientras tanto la justicia de nuestro país sobre este tema no sabe no contesta. De Dios no puedo asegurar nada, pero la patria, seguro que se los va a demandar

Por Alfredo Leuco< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Escuchar Audio