·

Tarde primaveral en Río Grande

Aunque la temperatura no pasó de los 8 grados, el sol y el viento débil ayudaron a que el primer domingo de setiembre se preste para el paseo. Los jóvenes invadieron las calles.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

Una multitud de jóvenes poblaron calles y plazas en Río Grande, disfrutando de una jornada de domingo que fue un verdadero anticipo de primavera.

El primer domingo de setiembre llegó en Río Grande con una temperatura que pasó de cero grados (a las 9 horas) hasta los 9 después del mediodía, con mucho sol, y un viento débil que no pasó de los < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />15 km/h.

Con un día tan apacible, los jóvenes combatieron el aburrimiento reuniéndose en las plazas y poniendo en las calles el ruido atronador de las numerosas motocicletas que ya empezaron a asomar como parte del paisaje urbano primaveral.

Las cercanías de la playa también recibieron la presencia de familias enteras que quisieron anticiparse a la primavera que desean llegue para terminar con los días lluviosos y destemplados que han caracterizado el invierno.

La plaza de los animales (único espacio verde fuera del centro de la ciudad) los vio llegar y reunirse en cantidades tan numerosas que muchos de ellos prefirieron quedarse en las veredas circundantes, aunque sin perder detalle de lo que ocurría a su alrededor.