·

Ríos admitió en forma oficial la renuncia de Fehrmann

El contador Rodolfo Fehrmann había sido designado vocal en el Tribunal de Cuentas a pedido de Fabiana Ríos, cuando Cóccaro aún era el gobernador. Ahora admiten su renuncia, aunque niega que se deba a razones políticas.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

< ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />La Gobernadora Fabiana Ríos descartó ayer que la dimisión del presidente del Tribunal de Cuentas de la Provincia, Rodolfo Fehrmann, haya tenido vinculación con supuesto uso de fondos específicos por parte del Ejecutivo provincial para el pago de salarios.

La Mandataria provincial aseguró que “la renuncia estaba planteada desde hace bastante tiempo, pero estaba condicionada a que se produjera la designación del nuevo vocal legal del órgano”, que recayó en el abogado Miguel Longhitano.

Ríos observó que cuando se concretó la designación de Longhitano “el contador Fehrmann entendió que podía renunciar”.

La Gobernadora consideró que “la renuncia no es analizable porque obedece a razones personales”, aunque remarcó que “no hay en esto ninguna razón política sino una razón de estricto orden personal por parte del contador Fehrmann”.

“Lo único que nos queda es agradecerle la seriedad con la que ha cumplido la función”, dijo, para señalar que el reemplazante del integrante del órgano de contralor “será sometido a audiencia pública, a través de un sistema de impugnación pública antes de ser designado”.

En este sentido, la Gobernadora explicó que “los miembros del Tribunal de Cuentas se eligen por el Consejo de la Magistratura a propuesta de la Legislatura Provincial, y uno de los miembros a propuesta del Poder Ejecutivo”, recordando que “el contador Fehrmann ocupaba el cargo a propuesta del Ejecutivo y fue designado por el entonces gobernador Hugo Cóccaro a instancias del doctor Carlos Bassanetti y mía”.

“El proceso de selección del miembro del Tribunal en representación del Ejecutivo es sólo a través de la designación del Ejecutivo, y cuando quisimos designar al contador Fehrmann le pedimos al entonces gobernador Hugo Cóccaro que habilitara una instancia de impugnación pública, donde todo el mundo pudiera conocer quién era el Contador y cuáles eran sus antecedentes, teniendo la posibilidad de considerarlo pertinente impugnarlo; pero esto no fue aceptado por el ex gobernador, a pesar de que el propio interesado lo había aceptado entre las condiciones previas”, recordó.

Ríos manifestó que desde el Gobierno consideran indispensable implementar una metodología de designación que incluya la posibilidad de impugnación.

En tal sentido, adelantó que “el nombre de la persona que vamos a proponer se hará público por los medios de comunicación, y en razón de esto vamos a establecer fechas y lugares para la presentación de impugnaciones fundadas, de parte de personas u organizaciones que consideren que el candidato propuesto por el Ejecutivo no cumpliere con algunas de las condiciones profesionales, éticas o morales para integrar el Tribunal, y vencido este plazo se procederá a designarlo”.