·

Batería de emergencia

¿Se imagina otra vez a Kirchner Presidente? Columna de opinión de Alfredo Leuco para el programa “Qué te parece” de radio AM Del Plata. Por Radio Fueguina, lunes a viernes de 14 a 18 horas.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

¿Es posible que Néstor Kirchner vuelva a la presidencia en el 2.011? La sola formulación de la pregunta es una provocación intelectual y habla de un cambio tanto en el matrimonio presidencial como en el humor de ciertos sectores sociales. Hace apenas algunas semanas el mundillo político tenía otras inquietudes más graves y contundentes: ¿Llegan al 2.011? ¿Como van a superar el posible tsunami de votos en contra que les espera en el 2.009? ¿Concretarán la renuncia de Cristina con la que amagaron aquella noche en Olivos inflamados de irresponsabilidad y rencor? Todos los dirigentes opositores, habían empezado a prepararse para un escenario de turbulencias cuesta abajo que iba a desembocar en el post-kirchnerismo.

Pero la historia de < ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />la Argentina nunca es tan previsiblemente lineal y la de los Kirchner mucho menos. Algunos apresurados los vieron contra las cuerdas sacudiendo sus cabezas aturdidas por la derrota política más contundente que sufrieron en sus vidas y pensaron que se iban a desplomar en la lona por toda la cuenta. Es cierto que tanto Néstor como Cristina siguen sumamente cuestionados por la mayoría de la opinión pública y que ya se probó que no son invencibles. Están claramente mucho peor que durante el gobierno de Néstor pero algo mejor que el día que Cobos los crucificó con su voto no positivo. Han reaccionado. Pero como diría Kirchner, recién están saliendo del fondo del infierno. Si quieren recuperar más terreno, es urgente que ofrezcan al país una batería de medidas, a saber:

Plan de combate integral contra la inflación real y sus expectativas.

Reconstrucción de las estadísticas y la credibilidad públicas que resuciten al Indec y expulsen del poder a Guillermo Moreno y su patota. Es una forma de terminar con el capricho de estado generador de ese agujero negro que se deglute gran parte de los anuncios.

Puesta en marcha de un nuevo diseño estratégico del transporte en general y de Aerolíneas y los ferrocarriles en particular. Se trata de dos bombas de tiempo que el gobierno debe desactivar antes que exploten en sus manos.

El estado debería saldar con prolijidad legal el conflicto con Marsans, buscar un socio privado nacional o internacional que gerencie la empresa y poner una lupa gigantesca de controles sobre su funcionamiento para evitar que vuelvan los viejos privilegios y la maldita corrupción.

En el caso de los ferrocarriles el único camino es desprenderse de Ricardo Jaime – credibilidad cero y casi 30 denuncias penales – y garantizar de verdad que se hagan las fuertes inversiones necesarias para que los habitantes del conurbano viajen dignamente y sepultar el faraónico proyecto del tren bala al que la mayoría de la sociedad ya le firmó el certificado de defunción. Si no lo hacen por sensibilidad social o por sentido común deberían hacerlo aunque sea por especulación electoral. Los millones de trabajadores que padecen todos los días esos trenes rigurosamente colapsados están precisamente en el territorio que Néstor eligió para resistir y para utilizarlo como plataforma de relanzamiento.

Se trata de pagar las deudas al club de Paris pero también de pagar las deudas internas y sociales en la Argentina. De ellos depende. De la capacidad para atender o ignorar las demandas de la gente. Continuará…

Por Alfredo Leuco

www.alfredoleuco.com.ar

Escuchar Audio