·

Sin libreta sanitaria para taxistas

Los trabajadores del volante ya no estarán obligados a gestionar la libreta sanitaria para conducir. El proyecto del ARI, aprobado por el Concejo Deliberante, incluye a taxistas, remiseros, choferes de colectivos y personal de peluquerías e institutos de belleza.

< ?xml:namespace prefix = o ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:office" />

A partir de una iniciativa de los Concejales Gustavo Longhi y Marisa Montero, los trabajadores del volante y el personal de peluquerías e institutos de belleza ya no estarán obligados a realizar el trámite de libreta sanitaria en la ciudad de Río Grande.

El proyecto fue aprobado por unanimidad en la 7ma. Sesión ordinaria del cuerpo. La medida surge a raíz de la consulta a distintos profesionales de la salud, quienes aseguraron que la libreta sanitaria no es una herramienta útil para evitar la transmisión de enfermedades, y que no cumple la función de prevención que era su objetivo principal.

A partir de esta modificación de la ordenanza original, numerosos trabajadores se verán beneficiados ya que deberán cumplimentar un trámite menos para la realización de sus tareas.

< ?xml:namespace prefix = st1 ns = "urn:schemas-microsoft-com:office:smarttags" />La Concejal Montero explicó los alcances de la nueva modalidad: “Este es un proyecto trabajado con intervención de distintos profesionales de la salud reconocidos en la ciudad, donde pudimos establecer que el trámite de obtención de libreta sanitaria por parte de los trabajadores del volante y de otras actividades que estaban encuadrados en la ordenanza 650/93, además de ser muy engorroso y complejo, no produce ningún impacto positivo en la prevención de la transmisión de enfermedades como era su objetivo principal”.

“Pudimos visualizar esta realidad, y decidimos avanzar en la idea de eliminarlo de las exigencias para la habilitación de determinadas actividades, como es el servicio de taxis y remises, el servicio de colectivos y transporte escolar y otras actividades privadas que incluyen a peluquerías e institutos de belleza”. “Esto es un beneficio para estos trabajadores que se ahorrarán un trámite que en realidad no tenía utilidad alguna”, defendió la edil.